2019 año difícil para Costa Rica


Este 2019 ha sido un año difícil para todos los costarricenses, el desempleo llegó a cifras récord, la difícil situación económica por la que atraviesa el país ha logrado que el bolsillo de la ciudadanía se cuide más, la prioridad para muchos es poder cancelar o “aportar” algo a sus deudas dejando de lado las compras tan comunes como el "estrenito" de ropa especialmente en épocas como la navideña, lo que incluso ha llegado a afectar al comercio.


Y es que además de los problemas por la economía y desempleo, los altos costos de inversión en Costa Rica, electricidad, impuestos, etc, hacen que para el empresario sea difícil poder mantener su negocio, personal y cargas sociales, lo que ha llevado a muchos a cerrar sus actividades comerciales, como tristemente se puede ver si nos damos una caminadita por el centro de San José o en las principales cabeceras de nuestras provincias como Alajuela, Heredia y Cartago. Pero no podemos obviar a Limón, ya de por si una de las provincias más afectadas en la inversión y sobre todo en el desempleo que se incrementa con la liquidación de más de 800 trabajadores de Japdeva.


El pequeño empresario, uno de los más afectados en los implementados planes de salvamento de economía, al crearse impuestos como el implementado a los Airbnb o renta de alojamientos, esto principalmente por la presión de los hoteleros al sentir como injusto la competencia por el turismo internacional como nacional, hecho que efectivamente perjudica a los empresarios, pero que sentencia en muchos casos al pequeño emprendedor, principalmente el de zonas rurales, marítimas y montañosas que aprovechan su entorno para poder convertirlo en una fuente de ingreso, en especial cuando ven en ella la única entrada para su familia.


Si, ha sido un año muy difícil, luchas sociales, sectores molestos, un gobierno que le costó mucho el arranque para buscar posibles soluciones y planes que permitan combatir el desempleo, la falta de inversión y el cierre de empresas, entre otros, pero que parece que arranca a paso lento, de empujoncito, con propuestas para combatir la usura, promover la inversión extranjera, implementar métodos bancarios de “salvamento” de deudas, reactivar la economía con un saneamiento de finanzas, una de las intenciones de la llamada reforma fiscal, que tan efectivas sean estas propuestas?, no lo sabremos de la noche a la mañana, solo la puesta e marcha nos dirá que tan efectivas sean estas iniciativas, pero por el bien de nuestro país y de cada uno de nosotros, esa es la fe.

11 vistas