Crónica de una metedura de pata, de cuerpo entero y del cuello y más allá

Y volvimos…


Empezando año con cada metida de pata que a veces no se sabe si por “pollitos” o por…, quien sabe por qué.


Esta vez el turno es del diputado liberacionista Daniel Ulate, que se jaló a la pachanga por la candidatura a la alcaldía del socialcristiano Wilberth Aguilar, en Atenas.


Pero hay que darles la crónica a los hechos y contarles al estilo literario de esta novelesca situación.


Título. (El mismo que esta nota)


Erase una vez…

En un pequeño país, de cuyo nombre si me acuerdo… sucedió lo inimaginable para una agrupación política.


Capitulo uno. Pillado en el acto.


La noche del día sábado 11 de enero de los corrientes, el diputado liberacionista Daniel Ulate participa en una reunión-festejo de la Unidad Social Cristina PUSC, en Atenas.


El día siguiente en un medio digital se publica una nota de la participación de Ulate en la actividad con foto y todo.


**pie de página. Según el Código de Ética del PLN, artículo 17, así como el inciso d), la participación de un militante liberacionista en actividades y demás de otro partido político puede ser sancionado de 1 mes y hasta 5 años, separándolo de su calidad como liberacionista (más o menos así dice en resumen).


Capitulo II. La justificación.


Después de darse a conocer el hecho y expresadas las molestias en redes por partidarios del PLN, el legislador pública un video donde da su versión de lo sucedido. Según lo manifestado, él, junto a un grupo de jóvenes emprendedores de Atenas solicitaron una reunión con Aguilar (por ser actual alcalde de la zona) para exponerle un proyecto. El alcalde los citó en el sitio donde se desarrolló la actividad sin que Ulate imaginará de que se trataba, esto pese al montón de banderas y colores alusivos al PUSC (no piensen mal, tal vez el legislador es daltónico).


El video extrañamente es borrado minutos después de difundirse.


Capitulo III. Quemado en el acto.


Se suma a toda esta novela el diario de Llorente (que también tiene sus pleitillos con Ulate) y ni lerdo, ni perezoso publica entrevista con al Alcalde de Atenas, donde el señor habla de su amistad con el diputado y que este le comento que anda por el sitio (o sea no existe supuesta reunión), el le invita y el Ulate asiste a compartir un ratito entre fresquillos y vigorones. En la nota el diario encara las declaraciones y remata con el audio de Aguilar. La situación se corre como fuego y se empiezan a escuchar más anécdotas del asunto.


Capitulo IV. Se enojo Tere.


Tanta molestia y un fuera Ulate se expande por redes, la fiscal del PLN toma el toro por los cuernos y solicita una convocatoria al Tribunal de Ética liberacionista para que tome sanciones respectivas contra legislador. Nuevamente sucede algo extraño, pese a que oficio de la fiscal fue primero en tiempo, se circula a los medios (nos llego la cartica) una justificación del diputado en la misma línea de la primera con un hecho adicional, resulta que el diputado Ulate pide que se le habrá investigación en Tribunal de Ética para la transparencia del caso. Después de casi una hora y media después se circula el oficio de la Fiscal, con una leyenda “a solicitud” o sea si no lo pide pese a ser su puesto oficial en el PLN, no lo pasan. Un par de medios se van por esa idea y publican la solicitud del legislador (en la transparencia total)


Capitulo V. Ardió Troya


La fracción liberacionista se reúne en su habitual lunes de agenda y le piden a Ulate las explicaciones del caso. El diputado reitera la justificación, se procede a llamarle la atención, etc, etc, etc (diay que querían no sabemos lo que ahí se habló)


El diario de Llorente haciendo gala de su punzón vengativo, digo de la investigación de los hechos, arrasa y estalla una nueva bomba, se publica video donde se ve a Ulate participando de la actividad en favor del alcalde de Atenas, “al frente de la actividad, de pie al público” y hasta aplaudió el discurso. Como uno más de la dirigencia socialcristiana y en puesto de gala.


Capitulo VI. La confrontación


Ante la nueva evidencia la fracción liberacionista se reúne de emergencia, durante casi 2 horas encerrados se empieza a ver el humo blanco, los liberacionistas deciden apartar al diputado Ulate de participar en las reuniones de fracción hasta que el Tribunal de Ética del PLN manifieste una resolución.


Capitulo VII. La sanción, temporal, pero sanción al fin


La noche de anoche el Tribunal de Ética verdiblanco acuerda implementar una medida cautelar contra el diputado Daniel Ulate, suspendiendo temporalmente su militancia mientras se sigue la investigación.


La historia continuará…


No sabemos si por “pollito” como se dice popularmente, o por ego, pero el diputado Ulate se sirvió en bandeja de plata para ser sancionado por su partido, y pese que por corrillos se maneja que se le dará largas al asunto y no quedará en nada de nada, las evidencias son muchas y las fuentes variadas, le tocará ahora al PLN demostrar hasta donde sus códigos y reglamentos son respetados por sus autoridades máximas cuando así se requieren.