¡Cuánto le debe América Latina a CEDAL!

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A.


El Centro de Estudios Democráticos de la América Latina (CEDAL) cumple este año 52 años de existencia. Muy pocos costarricenses, sobre todo los jóvenes conocen la extraordinaria contribución del CEDAL a favor de la democracia en toda la América Latina, e incluso, más allá. Por eso, especialmente en estos días de tanta turbulencia, es oportuno no sólo señalar sino sobre todo subrayar su gran labor.


¿Qué es el CEDAL?


En los años sesenta del Siglo pasado y ante los grandes retos de todos los países de nuestro hemisferio de contar con gobiernos democráticos que respondan a las necesidades y aspiraciones de sus pueblos, nació la gran idea de establecer una academia de estudio y capacitación política para formar los líderes o gobernantes que necesitaban los países de nuestro hemisferio, pero que estos tuvieran como eje central la democracia. Fue así como en noviembre de 1968, se creó el Centro de Estudios Democráticos de América Latina (CEDAL), con el apoyo de la Fundación Friedrich Ebert de la entonces República Federal de Alemania. Y CEDAL comenzó a dar una serie de cursos, charlas y seminarios de capacitación política a una gran cantidad de jóvenes de aquella época que estaban dispuestos a formar parte de la solución democrática de los problemas en sus respectivos países.


El mítico Campus de La Catalina


Aún hoy, muchos confunden CEDAL con La Catalina, que no eran lo mismo. Más bien, eran dos caras de la misma moneda. Porque mientras CEDAL es la academia de capacitación propiamente, La Catalina era el Campus o la sede de CEDAL. O sea, La Catalina era el mítico e impresionante Campus situado en Birri de Santa Bárbara de Heredia que constituía el escenario o ambiente propicio para la enseñanza, la reflexión y la discusión política.


Una gran contribución de Costa Rica a la Democratización del hemisferio


Sin duda alguna la gran visión de hombres como José Figueres Ferrer y Luis Alberto Monge Álvarez que posibilitaron el establecimiento de CEDAL comenzó a dar sus frutos en muy poco tiempo. Porque tan acertada fue su creación que se convirtió en la academia hacia donde se dirigían innumerables dirigentes latinoamericanos, muchos de los cuales se convertirían en grandes personajes de la política de la América Latina y del Caribe e incluso, mundial.


Algunos de los tantos y extraordinarios personajes que pasaron por CEDAL


La fama del CEDAL surcó rápidamente por toda la América Latina y más allá, tan es así que por esta academia de la democracia participaron en calidad de profesores o conferencistas como en calidad de alumnos o seminaristas, más de tres docenas de grandes figuras continentales y mundiales tales como:


  1. Fernando Henrique Cardoso – Brasil

  2. Raúl Alfonsín – Argentina

  3. Allan García Pérez- Perú

  4. Rodrigo Borja – Ecuador

  5. Julius Nyerere – Tanzania

  6. Willy Brandt – Alemania

  7. Mario Soares – Portugal

  8. Michael Manley – Jamaica

  9. George Price – Belice

  10. Jaime Paz Zamora – Bolivia

  11. Álvaro Arzú – Guatemala

  12. Guillermo Manuel Ungo – El Salvador

  13. Violeta Barrios de Chamorro – Nicaragua

  14. Nicolás Ardito Barletta – Panamá

  15. Belisario Betancour – Colombia

  16. Carlos Roberta Reina – Honduras

Y muchísimos más. Así como grandes figuras nacionales tales como:

  1. José Figueres Ferrer

  2. Daniel Oduber Quirós

  3. Luis Alberto Monge Álvarez

  4. Rodrigo Carazo Odio

  5. Oscar Arias Sánchez.


Lo anterior, es sólo una muestra de la calidad de líderes que pasaron por CEDAL. Todos fueron mandatarios de su país. Y hubo muchos otros más que fueron políticos destacados en sus respectivos países, como son los casos de Raúl Baca Carbo quien fue presidente del congreso de Ecuador, Armando Villanueva del Campo, presidente del Senado y vicepresidente del Perú, entre otros.


CEDAL una gran incubadora de grandes ideas


El CEDAL fue un enorme centro inspirador e incubadora de grandes ideas y propuestas producto de las importantes discusiones e intercambios de pensamientos y de conocimientos que eran estimulados y promovidos durante aquellas extraordinarias jornadas o encuentros. Fueron verdaderos debates y enfrentamiento que se traducían en ideas y propuestas de las cuales los seminaristas se nutrían. Fue así como en el caso particular de nuestro país, aquellos encuentros decantaron en una serie visiones que señalaron la necesidad de establecer ciertas políticas y de crear algunas instituciones tales como: El Banco Popular y de Desarrollo Comunal (BP), Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), El Instituto de Fomento Cooperativo (INFOCOOP), La Editorial Costa Rica, el Movimiento Nacional de Juventudes (MNJ), La Dirección Nacional de Desarrollo de la Comunidad (DINADECO), entre otros. Por cierto, la iniciativa de ley para la creación del Banco Popular fue impulsada por la entonces diputada del PLN, Cecilia González Salazar.


La existencia del CEDAL, y el espíritu que forjó en aquellos hombres y mujeres, explica en mucho la razón por la cual el desarrollo de nuestro país gravitó tanto alrededor del Partido Liberación Nacional por tanto tiempo. Todo lo anterior provocó que Costa Rica continuara su transformación de ser el país más pobre de Centroamérica a convertirse en uno de los países más próspero de la América Latina.


Tal fue la relevancia de CEDAL que sus primeros presidentes fueron: José Figueres Ferrer, Luis Alberto Monge Álvarez y Daniel Oduber Quirós. O sea, ni más ni menos que 3 de los 4 fundadores del Partido Liberación Nacional. Permítame aprovechar esta oportunidad para rendir homenaje a don Luis Alberto Monge Álvarez quien fue el que más empeño puso para lograr la creación de CEDAL, así como quien logró el apoyo para su creación durante sus viajes a Bonn, Alemania, tras convencer a las autoridades de la Fundación Ebert de la imperiosa necesidad de capacitar para la democracia, especialmente en una América Latina de entonces en que la norma eran los gobiernos dictatoriales. También quisiera reconocer al Ex-Diputado Manuel Carballo Quintana por tantos años de entrega como Director de CEDAL.


Quiero reconocer, asimismo, al exdiputado y ex -Viceministro de Relaciones Exteriores y Culto, el Lic. Carlos Rivera Bianquini actual Presidente y Director de CEDAL y a los miembros de su Junta Directiva actual, por mantener la llama encendida de este extraordinario instrumento de la democracia.


Asimismo, lamento que, desde hace muchos años el Partido Liberación Nacional se divorció unilateralmente de CEDAL. Lo anterior explica, asimismo, el ¿Por qué?, desde hace rato el PLN viene dando tumbo. Lamentable de verdad, no sólo para mi partido, sino para mi país.

Concluyo, subrayando que tanto ha sido la extraordinaria contribución de CEDAL a la democracia y a la libertad que, con gran acierto, Albert Kotschuezke establece y señala el siguiente parangón: “CEDAL es para la democracia en América Latina, lo que la Escuela de las Américas es para los ejércitos de la región”.


Por eso hoy más que nunca, y dada la enorme complejidad actual del mundo y de la función de gobernar, es imperativo que entre todos hagamos el esfuerzo necesario para no sólo revitalizar al Centro de Estudios Democráticos de América Latina, sino, para que este siga siendo el adalid de la democracia del hemisferio.


Los artículos y comentarios expresados en las columnas de opinión de esta Revista son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la posición de La Pluma CR