Desarrollo sostenible: un enfoque en Economía verde y Política

Pablo Gómez Zeledón

Biólogo con énfasis en Ecología y Desarrollo Sostenible


Nos afirma Ávila (2018), que en los últimos años se sigue confundiendo los términos de desarrollo sostenible y sustentabilidad, sin embargo, la única relación que existe entre ambos conceptos es la traducción de “sustainable development” al español desarrollo sostenible. Según, Brundtland en su informe hace referencia que el “desarrollo sostenible es el que satisface las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades” (ONU, 1987, p.67). Este concepto nos recalca que la humanidad debe administrar de la mejor manera los recursos naturales para no comprometer los recursos que van a hacer utilizados por las generaciones futuras.


Ahora, se define sustentabilidad como la obtención de bienes y servicios que el ser humano obtiene del medio ambiente y que satisface todas sus necesidades a partir de ellos con el objetivo de mejorar su calidad de vida, utilizando innovaciones tecnológicas más amigables con la naturaleza, como, por ejemplo, energías renovables, infraestructuras verdes entre otras. De esta manera se minimizará el impacto que la humanidad ha generado por años (Ávila, 2018).


Ahora bien, durante años el modelo económico que ha predominado ha sido la “economía marrón” que tiene como objetivo único el crecimiento económico a través de la explotación de los recursos naturales y los combustibles fósiles. Este modelo económico ha permitido el crecimiento financiero tanto a nivel global como local donde ha beneficiado a muchos ciudadanos. Así mismo, ha permitido que solo en el último cuarto de siglo la economía mundial se haya cuadriplicado. Es por ello que el incremento en la económica mundial ha colocado en un estado de vulnerabilidad a todos los ecosistemas tanto marinos como terrestres. También, se sabe que la pobreza afecta a millones de personas alrededor del mundo y esto se relaciona con la desigualdad, principalmente en el acceso a la educación, la atención médica, oportunidades para generar ingresos y por supuesto el derecho a la propiedad (Campos, 2010).


Según el Programa para las Naciones Unidas para el Medio Ambiente PNUMA (2011) “una economía verde debe mejorar el bienestar del ser humano y la equidad social, a la vez que reduce significativamente los riesgos ambientales y los escases ecológicos". En su forma más básica, una economía verde sería aquella que tiene bajas emisiones de carbono, utiliza los recursos de forma eficiente y es socialmente incluyente.


Es por esta razón que el PNUMA enmarca cinco métodos para enverdecer la economía, los cuales son:


  1. Enverdecer la agricultura, concentrándose en los pequeños y medianos agricultores, con la finalidad de disminuir la pobreza.

  2. Incrementar la inversión en áreas protegidas.

  3. Invertir en suministrar agua potable y mejorar servicios de saneamiento ambiental.

  4. Impulsar más tecnologías limpias.

  5. Planificar de la mejor manera un turismo para mejorar la economía local.


En conclusión: El termino economía verde fue un concepto que se decidió en la Conferencia de Rio de Janeiro +20 2012 donde participaron 193 países para dicho concepto. Entonces, un gobierno debe buscar una economía que se oriente en los objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) y que incluya a todos los ciudadanos para que contribuyan en un enverdecimiento económico y de esta forma saque a flote los recursos financieros del país o del cantón. También, debe haber alianzas con otros entes gubernamentales para que se haga una adecuada planificación en temas ambientales con un enfoque principalmente económico, por ejemplo:

  1. Descarbonización.

  2. Movilidad urbana, trasporte sostenible.

  3. Energías renovables y eficiencia energética.

  4. Educación ambiental, donde se abarquen temas de Medio Ambiente, Biodiversidad, Cambio Climático.

  5. Agricultura sustentable.

  6. Infraestructuras verdes y desarrollo comunal.

  7. y finalmente una economía verde que incremente el empleo.


Referencias


Ávila, P. Z. (2018). La sustentabilidad o sostenibilidad: un concepto poderoso para la humanidad. Tabula Rasa, (28), 409-423.

Campos, M. (2010). Economía verde. Revista Éxito Empresarial (151), 1-4.

ONU, (1987). Nuestro futuro común, Madrid: Alianza

PNUMA. (2011). Hacia una economía verde: Guía para el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza- Síntesis para los encargados de la formulación de políticas. Recuperado de: www.unep.org/greeneconomy


(*) Estudiante -Licenciatura Ingeniería Forestal

del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

Candidato a Regidor, Oreamuno Partido Unidos Podemos

180 vistas