Despido, suspensión y agenda oculta del PAC en la crisis del INFOCOOP

Actualizado: jul 18


Desde hace varios años por diversos medios, entre ellos La Pluma CR, se ha señalado y denunciado las irregularidades que ocurren en el INFOCOOP y los últimos acontecimientos vividos por la Institución demuestran que esta situación ya ha llegado a su clímax y no hay vuelta atrás.


En la sesión de la Junta Directiva del INFOCOOP del pasado veintiocho de abril, se conoció un informe elaborado por la Asesoría Jurídica en conjunto con la Auditoría Interna en el cual se concluye la necesidad de abrir una investigación al Director Ejecutivo interino comunicador Gustavo Fernández Quesada, debido a las irregularidades que se encontraron.


Tanto el entonces Gerente de la Asesoría Jurídica, Geovanni Bonilla Goldoni, así como el Auditor Interno, Guillermo Calderón Torres, denunciaron la existencia de un incumplimiento contractual en una contratación para la creación de un sistema de gestión del Deterioro de Cartera, como también un error en los estados financieros del 2018 y adicionalmente que el Director Ejecutivo a.i. valiéndose del error, justificó la continuación de la Intervención, además de inducir a error a los medios de comunicación, a la Casa Presidencial, a los Diputados, y hasta la Fiscalía.


Cabe resaltar que desde el veintiocho de febrero existe un concurso para nombrar nuevo Director Ejecutivo, en el cual no participó Fernández (actual director ejecutivo a.i.) y que a la fecha sigue pendiente de nombrarse a la persona. Siendo así, llama la atención que los representantes del gobierno, especialmente el viceministro de trabajo Luis Diego Aguilar Monge, ante las acusaciones y señalamientos de corrupción, mantenga una posición de conservar en el puesto a Fernández. Y es que justamente el informe presentado fue votado de forma unánime para abrir la investigación, no así la suspensión del investigado.


Es el momento idóneo para que los representantes del Gobierno den una señal de transparencia en vez de sostener al director ejecutivo cuestionado con prácticas dilatorias. Hace pocos días Fernández decidió de forma ilegal despedir a Geovani Bonilla una vez conocido el informe en que se recomendó suspenderlo, justificando así aún más la necesidad no solo de su suspensión, sino de removerlo del cargo.


En la sesión del pasado veintiocho de abril, según comentan varios funcionarios del INFOCOOP, la discusión por la suspensión fue muy acalorada, incluso generó una doble votación debido a una recusación presentada por el propio director ejecutivo a.i. en contra del presidente de la Junta Directiva, Johnny Mejía.


La estrategia del gobierno era clara, sacar al presidente daría como resultado que la sesión fuese dirigida momentáneamente por el Viceministro de Trabajo y así con el voto doble a su favor en caso de empate, lograron en una primera votación no suspender a Fernández, sin embargo, al incorporarse nuevamente Johnny Mejía, se exigió realizar una nueva votación ya que la anterior no había sido ratificada, y en esta ocasión al participar los siete miembros, se aprobó suspenderlo con una votación 4/3.


Si bien se aprobó, el acuerdo requería de 5 votos para ser ratificado de forma inmediata y que la suspensión surtiera efectos inmediatos, sin embargo, como indican los funcionarios de la institución, el gobierno liderado por el viceministro de Trabajo, no solo no quisieron ratificar el acto, permitieron que el propio Fernández ofendiera de forma directa al presidente de la Junta Directiva, tildándolo de corrupto y de pertenecer a una supuesta red criminal en el cooperativismo; incluso hubo amenazas de llevar esta discusión ante los medios televisivos.


Desde la intervención; el señor Gustavo Fernández siempre ha hablado de una red de corrupción o mafia en el cooperativismo, y siempre justifica su actuar (indistintamente si se sujeta a la legalidad o no) con la necesidad de luchar para desarticularla; algo así como la teoría del “Pueblo/Anti-pueblo” que ha sido utilizada por regímenes totalitarios como es el caso de Venezuela cuando acusa a Estados Unidos por sus problemas internos.


Ahora bien, el grupo de funcionarios del INFOCOOP nos han mencionado que tienen la iniciativa de solicitarle a la Junta Directiva del INFOCOOP, especialmente a los representantes del gobierno, que den sus votos para remover de forma inmediata a Fernández, ya que les preocupa el rumbo que ha tomado la Institución además del régimen de miedo que este señor ha ejercido durante años al son de suspensiones y despidos.


Sin embargo, el temor entre ellos es una realidad, y será necesario que los propios miembros representantes del sector cooperativo les brinden un espacio seguro para expresar su petición; de lo contrario, mientras Fernández se mantenga, buscará como neutralizar a cada persona que no pertenezca a su círculo de confianza ya bastante disminuido; claro ejemplo lo tenemos con el funcionario Geovanni Bonilla Goldoni, que pese a su amplia carrera profesional, con experiencia en la Procuraduría General de la República, en la Gerencia del ICE, en la fiscalía y hasta como abogado con oficina propia, fue víctima del cuestionado director que no le tiembla la mano para sacar provecho para sí, incluso si con ello desacredita a personas tan prestigiosas como Bonilla Goldoni.


Por otra parte, surge una gran duda con respecto a la actuación de los representantes del gobierno, especialmente del señor Viceministro de Trabajo, Luis Diego Aguilar Monge ¿por qué la persistencia de mantener a un Director Ejecutivo interino, cuestionado, y que además ha demostrado que no es apto para el puesto?


Según algunos sectores, la respuesta a todo esto se encuentra en las políticas socioeconómicas que el PAC, desde el Gobierno de Luis Guillermo Solís, ha tratado de desarrollar en nuestro país, y esto lo vemos reflejado en la Economía Social Solidaria, y que se relaciona estrechamente con las funciones que desempeña el señor Viceministro de Trabajo miembro de la Junta Directiva de INFOCOOP.


El Viceministro de Trabajo Luis Diego Aguilar Monge, en aquel entonces con tan solo 28 años de edad sustituyó 5 días después a la entonces viceministra Nidia Solano Brenes como viceministra de Economía Social Solidaria del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). Antes de ser viceministro, había ocupado la Dirección de Economía Social Solidaria de dicho ministerio, y en el gobierno de Luis Guillermo Solís fue asesor de la Primera Dama de la República, Mercedes Peñas Domingo y Director de despacho del viceministerio de Paz


Además de ser un especialista en el tema de la economía social solidaria, el señor viceministro es un militante activo de la Juventud del Partido Acción Ciudadana, y que según información del Departamento de Financiamiento del Partidos Políticos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), el señor Luis Aguilar Monge ha donado un monto muy cuantioso a su partido político.


Según una investigación realizada por Diario Extra, el viceministro realizó 5 desembolsos entre el 21 de junio del 2017 y el 27 de junio del 2018, siendo su mayor aporte realizado el 07 de julio del 2017, cuando donó ¢4.500.000, es decir con tal solo 27 años ya había realizado una gran inversión para la campaña electoral del PAC 2018-2022.


La repentina salida de Nidia Solano Brenes generó muchas dudas de las razones que la había impulsado a tomar dicha decisión, incluso en las declaraciones dadas al Diario Extra el 12 de octubre del 2018, reconoció que prefería dejar el cargo, debido a que no se ajustaba a sus expectativas, “He venido trabajando en los últimos años en diferentes juntas directivas (una de ellas el INFOCOOP), comités de riesgos de diferente índole y en diferentes empresas. En realidad, creo que son expectativas mías versus expectativas de gobierno. Yo soy de perfil muy técnico y en realidad cuando empiezo a trabajar en este tipo de puestos, que además es de reciente creación, valoro mucho el desarrollo profesional”.


Con este panorama, y siendo que el PAC desde la época de Luis Guillermo Solís y continuando con Carlos Alvarado, siempre ha mostrado un interés en el desarrollo de la economía social solidaria, por lo que en corrillos del INFOCOOP, los funcionarios más cercanos al actual Director Ejecutivo a.i., Gustavo Fernández, han profesado que la intención del PAC, y del grupo al que ellos pertenecen, el cual han sido llamados popularmente como G27 o Intervencionistas, es justamente transformar el INFOCOOP en el Instituto de la Economía Social Solidaria. Si bien, esto es un mero rumor, no deja de tener cierto sustento en los siguientes hechos:


  1. El grupo intervencionista en el 2017 generó caos y acusaciones serias para lograr la intervención del INFOCOOP, mediante la implementación de la Teoría del “pueblo/Anti-pueblo”.

  2. El representante del Ministerio de Trabajo tanto en la Junta Interventora como la actual Junta Directiva siempre ha sido el viceministro de la economía social solidaria

  3. Quien lidera el grupo de representantes políticos del gobierno en la actual Junta Directiva del INFOCOOP ha sido el viceministro de la economía social solidaria.

  4. El único directivo de la actual Junta Directiva del INFOCOOP que participó como miembro interventor de la Junta Interventora es justamente el viceministro de la economía social solidaria.

  5. Quien ha defendido a ultranza la continuidad de Fernández pese a los cuestionamientos y los notables hechos acaecidos en los últimos días es el propio viceministro de la economía social solidaria

  6. Para el 2018 el gobierno esperaba realizar los cambios necesarios en el INFOCOOP (como lo fue la desastrosa modernización que impulsaron) para coordinar de manera más fluida con la Dirección de Economía Social Solidaria, y que, sin importarles las cooperativas, querían que el INFOCOOP se especializara en emprendimientos asociativos siendo un aliado para la propia Dirección de Economía Social Solidaria.

Finalmente, con todo lo que se ha presentado en el entorno del INFOCOOP, especialmente por la insostenibilidad de un Director Ejecutivo que además de ser interino y de no participar en el Concurso para nombrar a un Director Ejecutivo en propiedad, ha sido altamente cuestionado en su actuar como también en el origen de la propia intervención del INFOCOOP; adicionalmente por el supuesto interés del PAC desde el gobierno, de promover un Instituto de Economía Social Solidaria, y por la defensa a ultranza que ha realizado el bloque de directivos del Ejecutivo, liderados por el viceministro de economía social solidaria, militante activo del PAC y de su movimiento de Juventud, que adicionalmente ha sido uno de sus contribuyentes más generosos en campaña política del propio Carlos Alvarado, hace solamente que los comentarios de los corrillos del INFOCOOP tome mayor relevancia y que la respuesta a la pregunta ¿por qué la persistencia de mantener a un Director Ejecutivo interino, cuestionado, y que además ha demostrado con creces que no es apto para el puesto? Sea justamente porque el filósofo y comunicador social sea la persona que el viceministro de la economía social solidaria necesita en dicho puesto para realizar la transformación del Instituto Nacional de Fomento Cooperativo (INFOCOOP) al Instituto de la Economía Social Solidaria (IESS), debido al alto interés y la ayuda económica que significarían los recursos provenientes del los Bancos Estatales a las arcas del INFOCOOP.


Mientras tanto, el reloj sigue contando, y según pareciera ya son pocos los minutos que le quedan a Gustavo Fernández como Director Ejecutivo a.i., pese a la defensa que el viceministro de trabajo Luis Aguilar Monge esté realizando.