Donde hubo estafas hay estafadores

Lic. Verny Valerio Hernández

Alcalde Municipalidad de San Rafael, Heredia

Parece no tener un final cercano la novela o mejor dicho el “culebrón” relacionado con la estafa del Partido Acción Ciudadana PAC contra el Estado Costarricense. Y si por la víspera de saca el día tampoco va a haber un final feliz esta historia, pues cada día que pasa, se agregan nuevos elementos, nuevos actores y nuevos involucrados en el caso, en el cual recordemos existe una sentencia firme que declaró la existencia de los delitos de estafa y estableció una condena civil en contra del PAC, la cual por cierto hasta donde tenemos entendido aún no ha sido honrada por dicha agrupación política.


Con absoluto buen tino, la mayoría de los legisladores de la Asamblea Legislativa –excepto los del PAC-, decidieron conformar una comisión investigadora del financiamiento de las campañas políticas de dicho partido. Y es a partir de dicho acontecimiento, que se han podido a conocer cada día más detalles de esta trama delincuencial, mediante la cual el Partido Acción Ciudadana PAC, logró hacerse de cientos de millones de colones, utilizando la figura de contratos de servicios profesionales falsos, firmados por docenas de sus seguidores y colaboradores, los cuales simulaban recibir pagos de la agrupación, cuando en realidad el dinero ingresaba a las arcas de su partido.


Sin embargo, el asunto no termina ahí, pues a esta complicada trama delictiva se le agregan elementos adicionales que arroja la investigación legislativa. Hemos conocido que el fundador y líder histórico del PAC Ottón Solís Fallas, pudo haber conocido y hasta sugerido la utilización de la figura de los contratos ilegítimos como un mecanismo para obtener recursos del Estado Costarricense, y hasta la posibilidad de que un Diputado de la República, haya usurpado un grado profesional y hasta un título académico y una profesión que no tenía ni tiene, como parte del engaño para lograr el desplazamiento patrimonial del Tribunal Supremo de Elecciones.


También hemos entendido que no se trata de un asunto sencillo sino más bien de una trama bien planeada, elaborada y ejecutada; con el objetivo final de obtener los recursos financieros, mediante la utilización de contratos falsos y testaferros que simulaban brindar servicios a la agrupación política rojiamarilla.


Si se hila muy fino, estoy seguro que podría llegar a concluirse que los involucrados no lo hicieron de forma aislada o espontánea, sino que se trató de una verdadera organización con un objetivo muy claro: la obtención de los recursos financieros por medio de un engaño o ardid y que en esa trama definitivamente hay muchas más personas involucradas, más allá, mucho más allá que los dos funcionarios del PAC que resultaron condenados penalmente y que hasta hoy son los únicos dos sancionados por las acciones criminales, pese a que en la sentencia del Tribunal Penal que juzgó el caso, quedó probada y evidenciada la existencia de más de doscientos contratos falsos, asimismo quedó más que demostrado que el contrato fue el mecanismo utilizado para lograr el cobro por parte del PAC.

Las últimas informaciones nos dicen que altos funcionarios del Gobierno de la República, -muchos de los cuales han ocupado importantes cargos en la organización del Partido Acción Ciudadana-, están involucrados nos solo como firmantes de los contratos falsos, sino posiblemente como parte de la trama u organización que planificó las acciones delincuenciales para la obtención de los recursos financieros de forma ilegal y delictiva.


En las últimas informaciones se vincula de forma muy grave con la estafa a miembros de juntas directivas de importantes instituciones y principalmente a diputados, incluso al actual Jefe de la Fracción Legislativa del PAC, el actual diputado, ex alcalde y ex ministro Víctor Morales Mora, situación que reviste especial gravedad, pues si se llega a comprobar su participación en los hechos, además de las eventuales responsabilidades penales y civiles de sus actos relacionados con la estafa, podría tener otro tipo de responsabilidades al ejercer oposición y votar negativamente como diputado, sobre la procedencia o no de una investigación en la que tenía un interés directo.


Pareciera que lo correcto hubiera sido que el señor Morales Mora se hubiera excusado y apartado de la discusión y votación del tema en el que tenía un interés directo.


En fin, son muchos los cabos sueltos, es mucha la información y son muchas las pruebas que faltan por recabarse, son muchos los análisis de deben hacerse para entender quiénes fueron los que idearon este plan delictivo, en el cual innegablemente hubo actores materiales, cómplices e instigadores, todos los cuales deben ser llevados ante la justicia para que respondan por sus actos, pues además de los ya condenados y además de los autores intelectuales; cada una de las personas que firmaron esos contratos falsos, podría y debería ser considerada imputada en la causa penal, porque en esta estafa sin lugar a dudas hay más de dos estafadores y le corresponde a la justicia costarricense encontrar y enjuiciar al resto de los implicados.

Los artículos y comentarios expresados en las columnas de opinión de esta Revista, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente nuestra posición.