El cantón de San Rafael y el dilema del agua


Hace veinte o más años, los habitantes del cantón de San Rafael de Heredia, tomamos una trascendental decisión que consistió en traspasar el acueducto municipal a la Empresa de Servicios Públicos de Heredia, la cual a partir de ese momento no solo asumió la responsabilidad de la administración del recurso hídrico del cantón, sino también la obligación de brindar el servicio de agua potable, electricidad y alcantarillado sanitario al cantón, así como a los cantones de San Isidro y Cantón Central de Heredia donde ya lo brindaba.


No podemos obviar que previo a esa decisión, las condiciones en que se ofrecía el servicio de dotación de agua a los habitantes del cantón por parte del gobierno local, era poco menos que precario, pues no se contaba con el recurso técnico, humano y financiero para hacerle frente a dicha obligación.


Innegablemente, con la incorporación de la Empresa de Servicios Públicos de Heredia como prestataria del servicio de agua potable en San Rafael, las condiciones del mismo variaron considerablemente de forma favorable y esta variación positiva acarreó mejores condiciones de vida para los rafaeleños.


Durante muchos años, la mejoría en las condiciones del servicio de dotación de agua potable, significó un mejoramiento en las condiciones de vida de los rafaelelos, pues el acceso oportuno al líquido vital, no solo infloyó en la salud, sino que contribuyó en el progreso y desarrollo del cantón, habida cuenta que -hasta hace algunos años-, el papel de ESPH como prestataria del servicio, significaba una garantía de calidad y continuidad del servicio.

No obstante, y muy a nuestro pesar, en los últimos años las condiciones han cambiado de forma radical y nuevamente los rafaeleños volvemos a experimentar el desazón que significan los problemas con el servicio de agua potable en nuestro cantón y que cada año se acrecientan, siendo el verano 2019 un verdadero punto de quiebre en el tema.


Durante muchos años se nos ha dicho que el cantón de San Rafael se abastece principalmente de las fuentes superficiales, es decir nacientes y ríos, a pesar de que en el cantón existen varios pozos y tanques de almacenamiento bajo la administración de ESPH. Entendemos que por medio de dichos pozos y tanques se atienden las necesidades de otros cantones como en Cantón Central de Heredia y San Isidro, posiblemente un porcentaje del agua que producen esos pozos se dedica a atender las necesidades de San Rafael.


Por esa razón es que, en esta época seca que el cantón ha enfrentado serios racionamientos en el servicio de agua, no podemos aceptar como razones válidas o justificaciones el hecho que las fuentes superficiales hayan bajado su caudal o se hayan secado, pues esa era una condición fácilmente previsible para ESPH, más aún tomando en consideración que esa información que casi todos –aun no siendo expertos en el tema- conocemos y manejamos sobre fenómenos climáticos como El Niño y La Niña.


Estimamos que era parte de las obligaciones de ESPH, contar con un plan b, un plan c y hasta un plan d, para atender el servicio que por mandato legal les corresponde brindar; pues como reiteramos, los fenómenos climáticos son factores previsibles y que indefectiblemente se van a seguir presentando, y ante dichos factores externos, una buena planificación exige medidas técnicas que logren prevenir mayores afectaciones a la población. Con respeto pero con vehemencia reiteramos lo que hemos dicho en otros foros: plantear racionamientos de muchas horas, días y semanas y ya durante seis o más meses, se acerca más a una acción desesperada y ocurrente que a una verdadera medida de contención basada en la ciencia y en la técnica.

Entendemos perfectamente que, pese a que un elevado porcentaje de nuestro cantón soporta restricciones de carácter ambiental que tienen por objeto principal proteger el recurso hídrico, aspecto que no cuestionamos pues sabemos de la importancia de este sector para la recarga hídrica y que cientos de miles de personas dependen en buena medida, de la protección que nosotros hagamos del recurso hídrico.

El otro gran problema que enfrentamos los rafaeleños es la restricción en cuanto a la dotación del servicio, pues la Junta Directiva de ESPH, se arrogó el derecho por medio de un acuerdo, de establecer en cuales sectores del cantón se van a otorgar nuevos servicios de agua y cuantos servicios se van a otorgar, es decir, una empresa cuya función esencia otorgada por ley es brindar los servicios de agua y electricidad, ahora se convirtió en la controladora del desarrollo constructivo del cantón, usurpando de forma grosera las competencias que el propio Código Municipal le otorgó al gobierno local en materia de desarrollo urbanístico.


Este contrasentido en que hemos caído, ha producido inseguridad jurídica pues quien compra o tiene un terreno en el cantón ya no sabe a que atenerse con respecto al servicio de agua. Ha ocasionado una verdadera recesión económica pues la limitante ha mermado el desarrollo constructivo en el cantón y ya está empezando a ocasionarnos serios problemas sociales, pues afecta incluso a familias que quieren heredar en vida un lote o un terreno a sus hijos, pues en muchos de los casos, en razón de las limitaciones esto se torna imposible, convirtiendo a los rafaeleños en parias en su propia tierra.


Estamos seguros que ha llegado el momento de tomar acciones, estamos en el punto de quiebre sobre el tema del agua, ese el dilema de un cantón que cuida y protege el agua, seguimos como estamos o buscamos nuevas opciones?


Lic. Verny Valerio Hernández

Abogado desde 1999.

Especialista en Derecho Comercial

Especialista en Derecho Tributario

Actualmente Alcalde Municipalidad de San Rafael

vernyvalerio@gmail.com