El rincón del orador y la nueva tontería

Actualizado: jul 18

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A.


Una vez más, mi encierro ha sido una fuente no sólo de extraordinarios recuerdos, sino de gran inspiración que me impulsa a compartir con ustedes algunos de los momentos más deslumbrantes que han impactado mi vida, y que han forjado y formado parte de la intimidad de quien soy; así como, conformado parte del portafolio de mis más profundas convicciones y creencias.


Hoy quiero referirme a una de las experiencias más fascinantes experimentadas en el Reino Unido, concretamente en Inglaterra en donde tuve la oportunidad de vivir durante mis estudios en transportes, con énfasis en ferrocarriles. Me refiero al Speaker’s Corner, el Rincón del Orador en español.


¿Y qué es el Rincón del Orador?


Se trata de una esquina del famoso y portentoso parque Hyde Park, situado en el corazón de Londres, Inglaterra.


Resulta que todos los domingos, llueva o truene, nieva o relampagueé; desde mediados del siglo XIX a la fecha, oradores de todo el mundo suelen colocar su propia tarima, una especie de púlpito para dar sus discursos sobre los más diversos e increíbles temas. Dan sus peroratas delante de una audiencia formada por miles de gentes repartidos entre los numerosos oradores, cada uno expresando sus puntos de vista sobre el tema de su preferencia. Especialmente temas políticos.


Aún me acuerdo de un orador que domingo a domingo, ocupaba su espacio en dicho Rincón con su famoso tema: The new nonsense o sea, la nueva tontería, y quien siempre tenía una muy buena audiencia por su extraordinaria capacidad de dar sentido a la tontería.


Yo solía ir casi todos los domingos, fascinado por la impresionante libertad de expresión que representaba ese singular rincón de Hyde Park.


Incluso, con el tiempo, llegué a tener mis oradores favoritos entre los cuales me turnaba para así disfrutar un poco del mensaje de cada uno de ellos.


Desde siempre Londres ha sido la ciudad perfecta para que líderes políticos de todo el mundo que son perseguidos por sus ideas, y a quienes, se les ha negado libertad de expresión en su propio país. Y el Rincón del Orador, es el sitio ideal para que den rienda suelta a sus ideales y anhelos de libertad, a sus desencantos y frustraciones, y a sus ilusiones y esperanzas de liberar a sus pueblos. Y de esta manera, el Speaker’s Corner es como un imán atrayente de líderes perseguidos de virtualmente todo el mundo. Por eso, ese Rinconcito era y sigue siendo un lugar mágico de convergencia mundial, porque es el símbolo de la libertad de expresión de una de las democracias más viejas y emblemáticas del mundo.


Grandes personajes que frecuentaron y hablaron en el Rincón del Orador


La historia registra que en este extraordinario rincón hablaron en favor de sus causas, muchos personajes que luego, se hicieron grandes celebridades mundiales tales como: Karl Marx, Friedrich Engels, Marcus Garvey, George Orwell y muchísimos más. Asimismo, tuvieron su estrado como oradores que hablaban en favor de la liberación de sus pueblos, líderes de la talla de David Ben Gurión el primer gobernante o Primer Ministro del Estado de Israel, por el gran ganés Kwame Krumah, Vladimir Lenin quienes después de frecuentar el Rincón del Orador, se empoderaron, lograron apoyo y soporte para sus causas y luego, liberaron a sus pueblos convirtiéndose en gobernantes de la nación.


El Speaker’s Corner es un lugar de visita obligatoria de todas las personas cuyo destino los lleva a Londres. Por eso, domingo a domingo más del 90% de los asistentes son extranjeros o turistas.


Voy a compartirles uno de mis secretos, el Rincón del Orador me impactó tanto que me dejó una huella imborrable de lo que significa que cada ciudadano goce en la práctica de verdadera libre expresión, una condición consubstancial al ser humano. Por eso, regresé al país con la idea de establecer un Speaker’s Corner (un Rincón del Orador) en Costa Rica, por ser símbolo de la libre expresión en toda su dimensión. Sin embargo, confieso que no logré forjar las condiciones para viabilizar nuestro Rincón del Orador costarricense.