El Sindicalismo en el cual creemos y que practicamos

Actualizado: 24 de jul de 2019

(*) Albino Vargas Barrantes

Los tormentosos tiempos de la desigualdad social y de la exclusión económica que nos está tocando vivir a la actual generación de costarricenses, en sus diferentes grupos de edad que representan a toda la población del país; no nos han permitido hacer visible, en su real dimensión y con el impacto debido, que desde la parte del sindicalismo en la cual realizamos nuestro diario quehacer de lucha social, también se ha desplegado un intenso trabajo de análisis y de pensamiento sociopolítico que ha fructificado en una serie de documentos de alto contenido propositivo, en la línea de dar un aporte, como para que Costa Rica recuperara la perdida senda de la inclusión social y económica.


Las vías tradicionales de la comunicación de masas, hegemónicamente dominantes y vehiculizadoras de esa cosmovisión de mundo ligada al alto corporativismo de la concentración de la riqueza; solamente han venido difundiendo una cara de la acción sindical que hemos desplegado durante todos estos años, la “huelguista” (para emplear un concepto, sumamente simplificado, lo más cerca posible del imaginario colectivo); pero, además, con toda la carga negativa y perversa de la connotación despectiva de ese enfoque mediático dominante acerca la lucha social y sindical de los últimos tiempos y gobiernos.


A partir del año 2000, la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), que llegará a sus 61 años de fundada en agosto próximo, inicia un camino (en solitario y/o en compañía de otros actores sindicales, sociales y hasta productivos), de elaboración de propuesta alternativa a lo que comúnmente se ha denominado como neoliberalismo; el cual no es más que la apuesta de hondo contenido ideológico de quienes en este país decidieron que la fórmula extremista “todo mercado-nada Estado”, debería ser impuesta a cómo diera lugar.


En eso han estado en los gobiernos, primero, del bipartidismo clásico, Liberación-Unidad; y, ahora, del tripartidismo, con el PAC.


La amplia gama de sectores cívicos, sociales, sindicales y patriotas que resisten, de un modo u otro, esa fórmula, incluye a la corriente sindical que encabezamos; la cual -como indicamos-, ha tratado de vincular la acción de la lucha cívica bajo el concepto sociopolítico de Democracia de la Calle, con un sincero y transparente esfuerzo por proponer.

Nuestra primera experiencia fue comúnmente denominada la Tercera República, elaborada con una multiplicidad de sectores hasta ahora imposibles de pensar que tendrían una visión compartida de los desafíos del país hasta ese momento, año 2003.


“Costa Rica: Hacia la Tercera República: Frente a los desafíos nacionales del siglo XXI. La propuesta de los sectores productivos”, fue el nombre completo del primer proceso de elaboración de propuesta alternativa desde la sociedad civil y que data del año 2003.


Impensable hoy en día, el sector empresarial representado en la Cámara de Exportadores de Costa Rica (Cadexco), fue capaz de sentarse junto a la ANEP en este proceso compartido; y se demostró que era posible la construcción de acuerdos entre las dos partes fundamentales del proceso productivo: la obrera y la empresarial.


Otro sector sindical participante fue la Confederación de Trabajadores Rerum Novarum (CTRN), junto a un sector profesional organizado como el Colegio Profesional de Ingenieros y Agrónomos.


Alguien que tuviera, hoy día, un sano interés de propiciar, en aras de la paz social, esfuerzos de tal calibre, se sorprendería de ver la validez de la mayor parte de los contenidos del proceso propositivo de Tercera República.


A unos 15 años de su construcción, con una sociedad más polarizada y más desigual, Tercera República muestra una actualidad impresionante.


Por supuesto, en su momento, Tercera República solamente fue noticia para que la matriz mediática hegemónica, gendarme ideológico de la máxima del “todo mercado-nada Estado”, armara una de sus usuales escándalos satanizadores cuando este esfuerzo multisectorial emergió ante la opinión pública.


Próximamente y en este mismo espacio, comentaremos de otras experiencias en tal sentido, por parte de la corriente sindical en la cual damos a diario nuestro mayor esfuerzo de lucha social.


Agradecemos al medio de comunicación digital La Pluma CR - Revista de Actualidad, Opinión y Política (www.laplumacr.com), el espacio que nos cede para la publicación de este artículo; abriendo así una colaboración en tal sentido para dar a conocer opiniones de la ANEP, tanto del suscrito como de otros colegas dirigentes de la corriente sindical en la cual militamos y que, también, tienen la capacidad de elaborar opiniones sobre el acontecer nacional con perspectiva obrera.

(*) Secretario General

Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP)


Los artículos y comentarios expresados en las columnas de opinión de esta Revista, son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente nuestra posición.