Es la Igualdad una Realidad (parte 2)

Carolina Delgado Ramírez

Ex Diputada


Realmente indigna que se piense que en Costa Rica o en el mundo no existe discriminación o violación de los derechos de las mujeres, y lo peor es que siempre surge la pregunta, “¿será que todavía existe?”


Hay ejemplos que demuestran el desconocimiento de lo que consiste una vida en igualdad y por ende una “participación paritaria” en puestos de toma de decisión.


Los llamados a facilitar los cambios son los que finalmente más se niegan a hacerlos, pero si le dicen a la sociedad que “deben” en función del cumplimiento de los acuerdos internacionales y nuestra propia legislación cumplir y respetar los derechos que como mujeres tenemos, bueno no todos.


Veamos la conformación de las diferentes Salas del Poder Judicial, se viene observando una conformación paritaria con excepción de la Sala Constitucional, que solo está nombrada una mujer propietaria, nombrada en la época que presidía la Comisión de Nombramientos, siendo diputada. Pero todas las Salas están presididas por hombres, al día de hoy.


Si observamos la Asamblea Legislativa, ya sabemos que a pesar de tener un récord en la cantidad de diputadas todavía no es un órgano paritario, pero si nos vamos a la conformación de las Comisiones Permanentes Ordinarias que pasa por una decisión del Directorio Legislativo, para la legislatura 2018-2019 solo el 50% fueron nombradas de manera paritaria, y eso que presidía una mujer la Asamblea Legislativa y de un partido que ofreció un gobierno paritario en campaña electoral; pero para esta legislatura solo una comisión fue nombrada de manera paritaria, la Comisión de Agropecuarios, que a su vez es la única donde fueron nombrados un hombre y una mujer en la Presidencia y la Secretaría de la Comisión.


Pasar del discurso a los hechos, ocupa primero entender de qué estamos hablando cuando hablamos de igualdad y participación paritaria, no podemos decir que, porque cumplimos una parte, no es necesario pensar en el resto o como me dicen algunos, mira ya hay una mujer, y yo le ayudé, pero una mujer en un grupo de 10, no es igualdad, es casualidad.

Si acudimos al Poder Judicial para defender nuestros derechos, es difícil que entiendan la urgencia de nuestras demandas como mujeres políticas si desde ahí mismo no se tiene esa vivencia y seguro pensarán que en algún momento será, que no hay prisa. Les recuerdo que los derechos humanos, “no existen” sino se disfrutan.


Hoy la Sala Constitucional tiene en sus manos, tanto Acciones de Inconstitucionalidad como Recursos de Amparos, presentados por mujeres de diferentes partidos por la no aplicación de la Paridad Horizontal en las candidaturas de los partidos políticos para este proceso municipal, algunos presentados desde el mes de marzo y todavía no se ha pronunciado, algo que ya ellos mismos resolvieron hace 4 años frente a otra Acción de Inconstitucionalidad, lo peor es que los resolverán a partir de octubre, cuando ya todas las candidaturas estén inscritas y existan derechos adquiridos, bueno y ya para qué?.


Pero, además, el mismo Tribunal Supremo de Elecciones, que con la excusa de que la Sala Constitucional no puede hacer un examen de constitucionalidad a sus resoluciones decidió no obedecer y emitir resoluciones contrarias a lo resuelto de la Sala Constitucional, definitivamente no tiene nombre, la institución que debería velar por nuestros derechos políticos electorales, los ignora.


Para sumar al desinterés y falta de sensibilidad, ya hace un par de meses mujeres de diversos partidos firmamos una denuncia ante la Fiscalía General contra magistrados del Tribunal Supremo de Elecciones por posibles delitos de desobediencia y prevaricato y les cuento ¿qué ha sucedido al día de hoy? NADA


Hoy nuestros derechos de “participación política paritaria” no existen, no sé en donde guardaron el Código Electoral o seguramente borraron un par de artículos o reformas que se aprobaron en el 2009 y en definitiva si hay DISCRIMINACIÓN en Costa Rica.