Figueres: “Me hará falta mi Coronel, muchísima falta ¡Vaya con bien en éste su último vuelo!”


Con un sentido mensaje el ex Presidente de la República José María Figueres, despide a su amigo y compañero de mil batallas, Armando D'Ambrosio Morales, a quien describe como un segundo padre, un hombre leal que le acompañó tanto a él como a su padre, Don Pepe, durante toda su vida.


El exmandatario recordó la trayectoria que juntos en momentos claves de su vida emprendieron.

"Con el corazón todavía lloroso por la pérdida de Mariano y luego Martí, ayer por la tarde se nos fue mi queridísimo Armando. Un segundo padre, mi hermano, mi amigo. Leal, valiente, infatigable.


Tengo imágenes en mi memoria de Armando acompañando a mi padre, don Pepe, en La Lucha; en más de una gira en el país; a bordo de aviones de LACSA con Armando de piloto; o bien tomándose una taza de café con don Pepe a cualquier hora del día o de la noche. El “tutilillo” le decía cariñosamente mi padre, a quien fue uno de los soldados más jóvenes de la Revolución del 48, después piloto de Mustang P-51 en la Contra-Revolución del 55, para luego toda su vida ser el jefe de seguridad de don Pepe.

Otros recuerdos me llevan a mi campaña política del 94, y a mis años como Presidente. Armando siempre estuvo ahí con entereza y absoluta lealtad. Cuando buscándome le preguntaban “Coronel D’Ambrosio adonde está el Hombre?” Armando respondía “el Hombre está en La Lucha (refiriéndose a mi padre don Pepe enterrado en La Lucha), pero el que está aquí es el hijo del Hombre”, y se sonreía jocosamente.


En los últimos años y hasta el jueves pasado a pesar de su enfermedad, seguimos siempre juntos. Ya él no me cuidaba a mí - yo lo cuidaba a él. Era lo menos que podía ser por un hombre cuya voz carraspera y pocas palabras, escondían un enorme corazón lleno de bondad y de amor.


Me hará falta mi Coronel, muchísima falta. A muchos nos harán falta sus constantes travesuras y sus bromas con cara de serio.


¡Vaya con bien en éste su último vuelo! Al llegar abráceme con un beso a papá, Mariano y Martí. Salúdeme calurosamente a tío Chico, Daniel y Luis Alberto. Todos ellos celebrarán su llegada con el mismo cariño que siempre le profesaron aquí."


El Coronel, como cariñosamente se le decía, fue uno de los soldados más jóvenes en la Revolución del 48, amigo indiscutible del caudillo de la Patria José Figueres Ferrer, se desempeñó como su Jefe de Seguridad durante muchos años. Piloto de gran trayectoria para Líneas Áreas de Costa Rica (LACSA).

326 vistas