Franggi Nicolás presenta iniciativa que suspende cobros de créditos a afectados por pandemia

  • Proyecto también beneficiaría a empresas afectadas.

  • La suspensión no afectará la calificación crediticia del deudor, ni se podrán cobrar intereses.


Como una forma de dar alivio y tranquilidad en medio de la crisis sanitaria y económica que se atraviesa en el país a causa del Covid-19, la diputada Franggi Nicolás presentó una iniciativa de Ley que suspendería por un lapso de 3 meses (90 días naturales), los cobros por deudas crediticias que los ciudadanos tengan con entidades financieras reguladas y personas físicas o jurídicas no reguladas, cómo: tiendas, almacenes de electrodomésticos, prestamistas y otras entidades, con el objetivo de llevar un alivio a miles de costarricenses que no tienen capacidad de pago debido a los impactos de la covid-19.


Para poder ser parte de este beneficio la persona deberá demostrar mediante declaración jurada y documentos, que se ha visto perjudicada en sus ingresos al menos en un 40%, por la reducción de jornadas laborales, suspensión del empleo o despido.


“Este esfuerzo se convierte en un paliativo importante, que llevará alivio, en un estado de tanta vulnerabilidad para la economía, para las personas, y las pequeñas empresas, facilitando con esto que el camino para enfrentar y salir de esta crisis, no sea tan tortuoso y traiga paz y tranquilidad, posibilitando que la población salga adelante y mejore su salud financiera”, señaló la Diputada


Esta suspensión según indicó Nicolás, no afectará la calificación crediticia del deudor, ni se podrán cobrar intereses por concepto de cargo asociado por el cese temporal del cobro. Asimismo, el periodo de suspensión puede ampliarse por un periodo de tiempo igual, si se prolongan los efectos generados por la pandemia sanitaria del Covid-19.


De forma solidaria las entidades financieras reguladas y personas físicas o jurídicas no reguladas, podrán brindarles un respiro a centenares de costarricenses que en el marco de la declaratoria de emergencia por el Covid-19 no pueden sostener sus préstamos de hipotecas, estudios, vehículos e inversión en negocios. Al requerirse demostrar la afectación, esta suspensión no afectaría el equilibrio financiero de las entidades.

18 vistas0 comentarios