Gobierno sepulta el movimiento comunal costarricense.

Lic. Luis Eduardo Araya Hidalgo (*)

Abogado


Más de 3mil Asociaciones de Desarrollo colaboran en la atención de la alerta sanitaria COVID-19 sabiendo que el enemigo más letal de sus comunidades no es el virus que se propaga sino el Gobierno de la República que de frente nos atiende y por la espalda nos mutila nuestros presupuestos y con ello se van nuestros proyectos y planes de trabajo atando de manos al sector comunal que ha construido los pilares de este país.


Recortar Ȼ6 mil millones del presupuesto de la República, recursos cuya finalidad son el robustecer del sector comunitario, es el error más grande que puede cometer.


Señor Carlos Alvarado Quesada, que no se le olvide que es el sector comunal es el que atiende las necesidades de las comunidades, cuantos salones comunales, canchas de futbol, cementerios, áreas verdes y de ornato entre otras dependen de esos recursos para su funcionamiento y mantenimiento.


Las medidas sanitarias han afectado los alquileres de salones comunales, alquileres de canchas de futbol y la posibilidad de no poder ejecutar las actividades del giro ordinario de nuestro sector por más de 6 meses. Lo que implica cuentas con cero ingresos mensuales. Y aun sabiendo esto al día de hoy su gobierno no nos ha perdonado el pago de servicios públicos que todos los meses debemos hacer de manera puntual, tampoco nos han girado recursos para atender la pandemia.


Por el contrario, nos hemos puesto a su disposición para trabajar para atender la emergencia desde las primeras líneas de batalla con perifoneos, entregas de ayuda humanitaria, campañas de recolección de víveres, prestamos de inmuebles, prestamos de equipos, muchos de nuestros salones comunales son sus albergues señor presidente.


Las Asociaciones de Desarrollo no tenemos que estarle rogando a un Ministro de Hacienda ni a un Presidente de la República para que nos depositen los recursos que por LEY deben ser asignados, o es que el ordenamiento jurídico costarricense es de índole dictatorial, donde no importa la legalidad la norma sino lo que diga un tomador de decisiones irrespetando la legalidad que por juramento indico respetar.


Las Asociaciones de desarrollo merecemos respeto, estamos ad honorem, sin dietas, sin gastos de representación, sin estrenar flotillas vehiculares en media crisis fiscal y pandémica. El sector comunal es que atiende las necesidades que el gobierno central y gobiernos locales muchas veces desconoce. Con mucho respeto solicitamos revierta esa decisión tan errada.


Saquemos adelante al país y revivíamos al sector comunal que este gobierno está sepultando.


(*) El autor es Abogado de profesión

Egresado de la Escuela Libre de Derecho de Costa Rica

Docente universitario

Presidente de la Asociación de Desarrollo Integral de Quebradilla, Central, Cartago.


204 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo