¡Gracias señor Presidente! ¡Gracias Sindicatos!

Por su prepotencia se desluce la celebración de nuestra independencia.

Hoy tristemente se anuncia que una tradición de más de 54 años como es el recorrido de la Antorcha de la Independencia por nuestro país debe romperse debido a los bloqueos y situaciones que han tenido que palear en el camino nuestra niñez y juventud estudiantil, quienes a pesar de todo y todos con orgullo portan el símbolo de la libertad.


¿Irónico? Que quienes claman por ella, por el respeto a sus derechos, por ser escuchados, sean quienes de forma violenta y arbitraria encadenen al país. Quién sentado como niño berrinchoso no deponga también su prepotencia para llamar urgente al diálogo nacional, ya aquí no importa señores, quien debe dar el primer paso, aquí lo que importa es buscar soluciones y consensos reales.


Hoy ustedes son los culpables de la decepción de miles de personas y estudiantes que con mucho orgullo esperan este día para ser parte de una fiesta cívica que enaltece a nuestra Patria.


Son los culpables de la deplorable acción de algunos vándalos que se aprovechan de las manifestaciones para hacer sus fechorías.


Son los culpables de que el respeto al libre tránsito, el orden y Autoridad de nuestra Fuerza Pública se vea desplazada, por el matonismo de unos pocos.


Son culpables de que algunos amparados en su República independiente mental crean que están por encima de la Ley.


Son culpables del miedo de ciudadanos y comerciantes que deben cerrar desde tempranos sus negocios para evitar ser víctimas de ladrones


Son culpables de anteponer sus intereses reales a la búsqueda pacifica de una solución

La lista es demasiado larga y ustedes incomprensibles de mente y amor patrio jamás la entenderían.


Ya es hora de que pongan sus barbas en remojo y que impere la razón sobre la idiotez.

Sindicatos y Presidente, junto a su dupla, ya es hora de que piensen en el país.


PD. Si alguien de los mencionados se siente ofendido, que lástima que no sienta más. Esta opinión está más hecha con el dolor patrio que con la mesura de quedarle bien a alguno.

1 vista