Hasta los culpables se lamentan

Carolina Delgado Ramírez

Ex Diputada


Me hace mucha gracia que desde antes del domingo pasado, ya se señalaba que la participación de mujeres como candidatas en puestos de relevancia era poca y que eso presumía que iban a quedar electas pocas mujeres, aun así nadie pensó que sería menos que hace 4 años.


Pero lo que más me hace gracia es que aquellos que debieron ayudar en las luchas que dimos las mujeres dentro y fuera de los partidos políticos son las primeras y los primeros en salir con un discurso “totalmente populista” que es una “barbaridad que tan pocas mujeres quedaron electas como alcaldesas”, hasta pena me dan.


Como he repetido sin cansarme una y otra vez, el gran culpable de todo esto es el Tribunal Supremo de Elecciones, que definió bajo la posibilidad de interpretación de la norma, VOLVER A POSPONER la aplicación de la paridad en las candidaturas municipales, en claro desacato a una orden Judicial.


Así puestas las cosas sobre la mesa, el mismo Tribunal Supremo de Elecciones dio pie y excusa, para que las Asambleas Nacionales[1] de los Partidos Políticos y sus cúpulas machistas, en total complacencia de las mujeres que las conforman, obvio con muy pocas excepciones, no implementaran lo establecido en el Código Electoral, artículo 2, “que la participación política en paridad es un derecho humano”, así como lo establecido en el Voto de Sala Constitucional del 2015.


No es de recibo, que hoy se lamenten de los resultados, es como un chiste que contaba un sobrino mío que cerraba así “Ya pa´que, si ya me oriné”.


Ya para qué…

Hacer señalamientos,


Cuando no se dio acompañamiento a las luchas de las mujeres de los partidos políticos.


Cuando se le dio la espalda a las aspiraciones de las mujeres, votando en contra de la aplicación de la paridad en las Asambleas Nacionales de los partidos políticos.


Cuando ni siquiera se discutió el tema en el seno de los partidos políticos.


Ya para qué…

Resolver los Recursos Jurídicos Presentados,


Cuando las inscripciones de candidaturas cerraron en octubre del 2019.


Cuando las elecciones ya se realizaron.


Cuando abiertamente no se cumplen las órdenes judiciales y no pasa nada.


Ya para qué…


Si cuando participamos en los procesos políticos somos señaladas, ignoradas y humilladas.


Si decimos apoyar a las mujeres y nos escondemos cuando “algunas” dan las luchas.


Seguimos viviendo en una sociedad con un sistema patriarcal extremadamente arraigado, que de no ser que se le obligue a hacer los cambios, con acciones afirmativas, no los hará o siempre tendrán excusas para hacer cumplir nuestros derechos.


Y ya nada de aguas tibias, seguir diciendo o señalando que “esperamos que las instituciones cumplan con la normativa y se de una participación paritaria en 4 años”, es como decir que la luna es de queso o pintar barcos en el cielo.


Aunque no crean, ya muchas y muchos están tirados a la calle con aspiraciones políticas en los diferentes partidos, ya pasado esto se sueltan los perros…


Ya no podemos como mujeres apoyar a quien no nos acompañen en nuestras luchas; cómo promover a quienes, que cuando han podido no han querido estar y caminar a nuestro lado. Dejemos de lado a quienes pretenden seguirnos usando.

[1] Órgano Superior de los Partidos Políticos en Costa Rica, definen las reglas de juego de cada partido, incluyendo la renovación de estructuras y las postulaciones a puestos de elección popular.