Informe recomienda destitución de Presidenta Ejecutiva del PANI


Después de 5 meses de investigación, varias audiencias y analizar la información recaudada sobre la gestión administrativa y financiera del PANI, la Comisión de Juventud, Niñez y Adolescencia, concluyó en recomendar la destitución de Patricia Vega como presidenta ejecutiva de la institución.


El proceso de indagación inició tras evidenciarse las fallas en la forma que el PANI atendió el caso de tres menores de edad que fallecieron en mayo anterior, a causa de agresiones y negligencias de sus progenitores.


La presidenta de la comisión, diputada María José Corrales, señaló que, existieron una cadena de desaciertos que expone la necesidad de un replanteamiento del rumbo del PANI y que justifica la salida de Patricia Vega.


“El aumento de las denuncias de agresión, la falta de políticas claras en materia de prevención, el mal manejo presupuestario, el pésimo clima organizacional evidenciado por sus propios colaboradores y la carencia de controles internos para el cumplimiento de metas son situaciones que mantiene al PANI a la deriva”, resaltó la liberacionista.


Hallazgos


Según detalló Corrales, la investigación abarcó audiencias con la exjerarca del PANI, Ana Teresa León en la administración Solís Rivera, con la actual presidenta ejecutiva Patricia Vega, así como con autoridades de la Defensoría de los Habitantes, el sistema de Emergencias 911, directores regionales, representantes de las asociaciones profesionales y de los sindicatos de la entidad.


Las conclusiones a las que llegó el informe se basaron en la recopilación de datos lograda por la Comisión en este segundo semestre del año:


  • Los casos urgentes “Prioridad 1” se han incrementado. Datos suministrados por los directores regionales cuantificaban hasta 1.408 casos sin atender.

  • La actual administración del Pani no dio seguimiento al plan de reestructuración de la entidad aprobada por el Ministerio de Planificación en el 2018. Por tanto, no se abrieron 17 oficinas locales ni se contrató al personal requerido a pesar de que hubo 218 plazas aprobadas.

  • La gestión de Patricia Vega cerró programas de prevención como las Cajas Cuna, replanteó la existencia de unidades móviles, mientras que 20 consultorios familiares no se abrieron.

  • El clima organizacional en el Pani es decadente. Los propios trabajadores señalan poca comunicación entre ellos y la jerarca, además de que están presentadas nueve denuncias por acoso laboral, tres de ellas en contra de Patricia Vega.

  • Durante el año anterior se presentó un superávit de hasta ₵18 mil millones en el presupuesto. Esto, a pesar de que al Pani se le han venido girando más recursos según lo determinó la Contraloría General de la República.

  • Existen serias carencias por la no aplicación de los mecanismos de control interno establecidos por ley para medir el cumplimiento de metas y objetivos estratégicos.



Junto con la salida de Patricia Vega del Pani, la Comisión recomienda retomar el enfoque preventivo de la institución, que el Pani asuma la rectoría técnica de la entidad y que el Consejo de la Niñez y la Adolescencia adquiera un rango ministerial con cartera, mejorar los canales de comunicación interna y ejercer el control sobre las acciones del Plan Estratégico institucional.