La entropía política del Estado costarricense

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A.


No me cabe duda alguna de que Costa Rica ha entrado en un estado que suelo llamar de Entropía Política, o sea, en un estado de caos y desorden. Sin embargo, es importante aclarar, que esta situación no se dio de la noche a la mañana, sino, que, se fue incubando a través de los años. No obstante, la verdad es que el proceso se aceleró en los últimos gobiernos cuyo denominador común ha sido, la falta de visión, de liderazgo y de rumbo. Y debido a ello, la Entropía Política se fue profundizado y, consecuentemente, hoy, sus manifestaciones son obvias y preocupantes.


Para todo estado, la Entropía Política es muy peligrosa, porque esta suele socavar las entrañas mismas de la sociedad, y de esta manera, se convierte en una amenaza permanente para su sistema de convivencia.


Curiosamente, la Entropía Política le da una profunda connotación al término o concepto: “los glotones” con que mi amigo Guillermo Barquero magistralmente califica a las fuerzas en disputa por acaparar y comerse el “pastel nacional”, el cual es un excelente simbolismo del Estado costarricense y sus recursos. Por lo tanto, permítanme una pequeña digresión para referirme a “los glotones” de Memo Barquero.


“Los glotones” no son ni más ni menos que los distintos grupos de interés tales como: Las cámaras empresariales, los gremios sindicales, los banqueros, la burocracia estatal, los profesionales, otros grupos de interés, etc., etc.

Es importante subrayar para aclarar que “los glotones” existen desde siempre. Sin embargo, estos no suelen manifestarse ni hacer tan visible su presencia ante la existencia de gobiernos fuertes, con visión, y de sólido liderazgo. Lo anterior por cuanto estos gobiernos suelen mantenerlos a raya para lograr que todos participen del pastel, y que, ningún glotón se coma una porción tal que ponga en peligro las porciones de los demás.


Sin embargo, en los últimos años, ante la falta de verdaderos líderes visionarios, fuertes y capaces de poner orden; como se dijo antes, nos hemos convertido en un estado en entropía, o sea, en caos y desorden; condición que suelen aprovechar, sobre todo, “los glotones que tienen más galillo” para apropiarse de una gran parte del “pastel nacional” en perjuicio de los demás.


Más sobre Entropía Política


Ante la falta fundamentalmente de visión, propósito, y liderazgo; suele surgir la Entropía Política, que como se dijo antes, tiene que ver con desorden, caos, incertidumbre, desorganización, descomposición, corrupción, polarización social, debilitamiento de la cohesión social, etc.


¿Y por qué la Entropía Política es importante?


La Entropía Política es tan peligrosa para todo estado, que, si esta llega a profundizarse, este puede incluso, desembocar en un estado fallido.


Porque, además, del caos y desorden que provoca la Entropía Política, esta asimismo produce:


  1. Un enorme despilfarro de los recursos del Estado. Esto lo vemos en los desperdicios que se dan en los presupuestos del gobierno central, y en los de la mayoría de las instituciones del Estado. Así como la creciente incapacidad de gestión del estado. Un excelente ejercicio sería hacer un cálculo del porcentaje de los recursos del presupuesto nacional que se pierde o disipa por entropía, y de los proyectos financiados que no hemos ejecutado por simple incapacidad de gestión.

  2. Un estado en que existe una guerra o lucha entre los distintos sectores o agentes económicos y sociales (los glotones) que tratan de aprovechar el desorden y la falta de autoridad para presionar para hacer valer sus posiciones y tratar de “devorar” una porción del “pastel” significativamente mayor del que les corresponde. Sean estas, en forma de: Reclamos por más incentivos o pluses salariales, pagar menos impuestos, obtener más exoneraciones u otros beneficios injustificados, y, a costa del resto de la sociedad.

  3. Un estado que se vuelve muy proclive y vulnerable a una serie de patologías sociales, a saber: el aumento generalizado de la criminalidad en todas sus formas y manifestaciones tales como: el narcotráfico, el sicariato, el secuestro, etc., cuyos agentes van aprovechando del vacío de poder y autoridad creado por la Entropía Política, o sea, por el caos y desorden reinante.

  4. Un estado en que suelen emerger una serie de fuerzas de entre “los glotones” que pretenden desde la oscuridad y el anonimato, ejercer poder de facto para tomar las decisiones estratégicas en el país, especialmente, para favorecerse a sí mismos, y a su gremio o grupo de interés.

  5. Un estado incapaz de reactivar la economía a fin de crear oportunidades para sus ciudadanos, muchos de los cuales, se ven en la necesidad de emigrar, internamente en el mejor de los casos, y el en peor de los casos, fuera del país.

  6. En fin, un estado en que un porcentaje significativo de su población está condenado a vivir permanentemente en la pobreza.

Sí, esos son sólo algunos de los terribles flagelos o males que suelen sufrir las sociedades sometidos al estado de Entropía Política.


Por lo tanto, para que nuestro país salga de la Entropía Política en que se encuentra, se necesita entre otras cosas, las siguientes:


  1. Que el Gobierno de la República tome consciencia de la situación en que se encuentra el país.

  2. Que el Gobierno de la República entienda que para salir presente estado de Entropía Política en que nos encontramos, se necesita contar con el apoyo de todos. Y para eso, es preciso que el gobernante sea: CONFIABLE y PREDECIBLE para que los costarricenses no sólo confíen en él, sino, que sepan a qué atenerse con él. Lograr lo anterior en esta época no es fácil, pero es totalmente posible.

  3. Finalmente, se recomienda la convocatoria a una gran “Concertación Nacional” con los representantes de todos los sectores nacionales, o sea, de todos “los glotones”; para que, en el ejercicio de una democracia de “Alta Intensidad”, o sea, de una democracia ciudadana, se logre rescatar al país de las garras de la Entropía Política en que se encuentra.

Porque sólo así, o sea, con el apoyo de todos, podremos salir adelante, venciendo la poderosa y peligrosa Entropía Política y librar al Estado costarricense de sus males.