Editorial: La reelección del magistrado Rueda

Actualizado: 27 de jun de 2019


Que difícil para los costarricenses creer en los diputados de la Asamblea Legislativa cuando sus decisiones no son congruentes. Menos, cuando se tiene por un lado; a una comisión de nombramientos que solicita no reelegir a un magistrado doctor en Derecho Constitucional, empleado de carrera en la Corte Suprema, simplemente por no estar de acuerdo con sus sentencias. Y por el otro lado a un grupo de legisladores deseosos de demostrar quien ostenta el poder en Costa Rica ó nombrar algún amigo en ese importante puesto. Una combinación letal para la relación entre el Poder Legislativo y el Poder Judicial.


A la comisión de nombramientos se le olvidó que la designación de los magistrados no puede depender del contenido de sus resoluciones sino de lo limpio de su trabajo, del respeto a nuestra Constitución Política y a las leyes conexas.


La Comisión Internacional de Derechos Humanos, así como el Relator Especial de las Naciones Unidas consideran que la independencia de jueces y abogados en los países en que está prevista la reelección, “esta debería operar en forma automática, a menos que exista una falta grave”, explicaron a un periódico nacional


También se encuentra el cuestionamiento al sistema de nombramientos de magistrados/as realizado por la Asamblea Legislativa, por estar agotado y no respetarse los estándares internacionales, lo que hace que el pueblo costarricense fije la atención en la transparencia de esta votación.


Y es aquí donde los diputados se encuentran entre la espada y la pared, ya que tienen a los ticos solicitándoles que el voto sea público.


Más que aún se encuentra en la memoria de los nacionales, la advertencia que doña Xiomara Rodríguez, diputada del Partido Restauración Nacional, le hizo a los magistrados, en agosto del año pasado y con motivo de la sentencia de la Sala Constitucional respecto al matrimonio igualitario: “a los magistrados los reelige la Asamblea Legislativa”.


Señores diputados, no más palabras… hechos.

0 vistas