La supraestructura Gubernamental Global y el Estado Nación Costarricense

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A.


Estoy consciente de que este tema es controversial y que. al tratarlo, corro el riesgo de ser acusado de inventar o propagar “teorías conspiratorias”. Sin embargo, por la importancia de este tema para la mismísima sobrevivencia de nuestro país como el Estado-nación y como lo queremos la gran mayoría de los costarricenses, bien vale la pena correr el riesgo.


Sobre las teorías conspiratorias


Las teorías conspiratorias han existido desde siempre, sin embargo, las mismas se han vuelto muy populares con el advenimiento de las redes sociales y su acceso universal a casi todas las personas.


¿Y qué es una teoría conspiratoria?


En general, una teoría conspiratoria es una interpretación paralela o alternativa de la versión oficial sobre uno o varios hechos o acontecimientos relevantes ocurridos en áreas como en la política, la ciencia, la economía, etc., a nivel nacional o internacional. A las mismas, se les suele rodear de un cierto aire misticismo y secretismo a voces.


Asimismo, señalo para alertar sobre la práctica que se ha vuelto habitual de descartar casi cualquier propuesta o hipótesis, satanizándola y tildándola de teoría conspiratoria, y con ello alejar y esconder toda sospecha sobre la realidad de algún acontecimiento preocupante que se están dando.


Por todo lo anterior, es importante que, en estos tiempos de tanta turbulencia, sometamos todo al pensamiento crítico que nos permita auscultar los asuntos si son de nuestro interés.

Habiendo hecho dicha aclaración, vayamos al fondo del propósito de este artículo.


La existencia de una “Supra-estructura Gubernamental Global (SGG)”


El cambio climático, las migraciones masivas y la sobrepoblación del planeta, son sólo algunos de los temas de la agenda mundial por la que muchos justifican la necesidad de una “Supra-estructura Gubernamental Global (SGG)” o similar, para que tome las riendas del planeta a fin de normar y enfrentar dichos males por encima de los Estados-nación del mundo. Sin embargo, con dicha justificación, se están engolosinando con el enorme poder que vienen acumulando sin tener que rendir cuentas a nadie y con un poder de facto que normalmente no suele admitir oposición ni cuestionamientos.


Es así como esta SGG viene ejerciendo un gobierno supranacional de facto, y consecuentemente, está sustituyendo el legítimo poder y autoridad de los Estados-nación. Y hoy constituye una seria amenaza para su sobrevivencia a como los conocemos hoy.


Ante esta situación, las preguntas que emergen en nuestra condición de demócratas son las siguientes: ¿Y quién controla dicha Supra-estructura Gubernamental Global?, y ¿A quién se reportan para rendir cuentas? Evidentemente, estas preguntas, siembran una enorme duda sobre las verdaderas intenciones de los detentores de ese poder fáctico e inédito en el mundo.


La 4ª Revolución Industrial, El Índice de Fertilidad y la disminución de la población mundial


Antes del advenimiento de la 4ª Revolución Industrial, cuyo principal subproducto es el robot, una de las mayores preocupaciones del mundo, especialmente de la mayoría de los países desarrollados, era la disminución dramática del índice de fertilidad.


Lo anterior explica la razón por la que la canciller alemana, Angela Merkel, hace unos años, previendo las consecuencias del envejecimiento de la población de su país cuyo índice de fertilidad está por debajo de 1,6 (2,11 mínimo recomendado), decidió recibir a unos 2 millones de migrantes jóvenes musulmanes con el propósito de educarlos, capacitarlos y asimilarlos dentro de la sociedad alemana como parte de fuerza laboral que le iba a hacer falta al país.

Sin embargo, el rápido avance y desarrollo de la 4ª Revolución Industrial vino a eliminar dicha necesidad y preocupación.


Los robots y la mano de obra


Los robots vienen a solventar la necesidad de mano de obra general. Se prevé que entre el 45% y el 55% de toda la mano de obra, especialmente la más física y mecánica será asumida por robots. De tal manera que la preocupación por la falta de mano de obra ante el bajo índice de fertilidad ha desaparecido.


Sí, la llegada de los robots representó como una “jugada de tres bandas” para la SGG, porque no sólo eliminó la necesidad de estimular el aumento del índice de fertilidad, sino que, les dio oportunidad de impulsar vigorosamente, la disminución de la población mundial la cual es uno de los puntos fundamentales de su agenda.


Otras políticas para despoblar el planeta


Repito, ya sin la preocupación económica ligado a la necesidad de mano de obra humana, se inició varias políticas agresivas para limitar nuevos nacimientos y para despoblar el planeta. Lo anterior explica, asimismo, que el tema del aborto ha estado en el tapete simultáneamente en casi todos los países de nuestro hemisferio e incluso, más allá. Lo anterior nos aclara, asimismo, el ¿Por qué?, en medio de la enorme crisis sanitaria y sus terribles consecuencias para todos los costarricenses, y ante la imperiosa necesidad de reactivar nuestra alicaída economía, el Gobierno de la República opta por activar el tema del decreto para facilitar el aborto en nuestro país. Un tema sin prioridad alguna, que va en contra de los valores de la mayoría de los costarricenses, y que, no resuelve ninguna crisis en el país. Pero tema que forma parte sustantiva y prioritaria de la agenda de la SGG que ya es la que “manda el baile” en nuestro país, como en la mayoría de los países de nuestro hemisferio y, consecuentemente, es la que “escoge la música” que nos pone a bailar.


Costa Rica como Estado-nación


Una de las herramientas con que la SGG suele forzar a nuestros países a cumplir sus directrices e ir sometiendo a nuestro Estado-nación bajo su supremacía, es mediante el endeudamiento. Y para nadie es un secreto que hoy, nuestro país y la mayoría de los países de la América Latina están endeudados como nunca antes. Y la consecuencia de ese exceso de endeudamiento no hace más que confirmar lo que dice la Biblia al respecto en Proverbios 22: 7 que, en lo conducente dice lo siguiente:


“… el que toma prestado es siervo (esclavo) del que presta.”


Concluyo, señalando que Costa Rica, nuestro Estado-nación está siendo sometido por un poder de facto supranacional que desde hace rato nos viene diciendo: ¡Qué hacer!, ¡Cómo hacerlo!, y ¡Qué no hacer! Ha habido casos en que las directrices que llegan a todos nuestros países vienen redactadas hasta con “los mismos puntos y comas”. Tal es el grado de nuestro sometimiento.


Por eso y otras razones, dejamos de ser la Costa Rica diferente y excepcional para convertirnos en un país “estándar”, igual a los demás, sometido bajo el dictado de una fuerza supranacional, que, por cierto, no se encuentra tipificada en nuestra Carta Magna. Ya es hora de despertarnos de esta terrible pesadilla para iniciar la defensa y recuperación patriótica de nuestro país.

293 vistas0 comentarios