Las Criminalidades de Nuestros Tiempos

Por: Gregorio José Briglia Peralta (*)


Al igual que sucede con la tecnología, los delitos dentro de la colectividad van evolucionando. Este fenómeno criminal, se atribuye a la gran existencia de ingenieros sociales, que poco a poco han logrado adquirir conocimientos avanzados, descubriendo debilidades en los sistemas informáticos, ello aunado a la falta de experticia de los ciudadanos en el manejo de los diferentes dispositivos informáticos que proveen las instituciones bancarias, con la finalidad de facilitar a sus usuarios, la realización de varios tramites. Esto se ha convertido en tierra fértil, para que prosperen una serie de criminalidades a las que llamaremos “Criminalidades de última generación”.


Como profesional en la materia, por una cuestión de responsabilidad social, decidí escribir algunos apuntes básicos con la finalidad de informar a la colectividad sobre estas nuevas criminalidades de las que muchos hablan, y que seguramente dirán eso no me sucederá a mí. Pero los números no mienten, en el año 2018 más de 290 personas denunciaron ser víctimas de un hackeo.


Es importante indicar que el término “Hackeo” originalmente se ha entendido como la utilización de la tecnología o conocimientos técnicos para superar alguna clase de problema u obstáculo. Pero el concepto se ha tropicalizado, en relación a superar algún problema u obstáculo para violar la seguridad informática de un dominio en particular, sin una autorización de quien realmente se encuentra legitimado para ello.


Nuestro País aprobó la adhesión al Convenio de Budapest (Convenio sobre Ciberdelincuencia) mediante la Ley Nº 9452 publicada el 3 de Julio del 2017.- Mediante esta Ley poco a poco se ha nutrido al país, de una jurisdicción especializada en el abordaje de este tipo de criminalidades, las cuales desde luego no pueden ser investigadas de una forma tradicional. Los fraudes más comunes los podemos denominar de la siguiente forma:


  1. Phishing: Obtención de información sensible por medio de un canal de confianza para la suplantación de identidad y el robo de datos confidenciales. Por lo general, se realiza por medio de correos electrónicos.

  2. Vishing: Obtención de información por medio de llamadas telefónicas, por lo general se consulta sobre algún tema para solicitar códigos y claves personales.

  3. Smishing: Por medio de mensajes de texto o mensajería instantánea se gana la confianza de la víctima para que brinde voluntariamente sus datos.

  4. Timo del cambio de cuenta IBAN: Logran que la víctima suministre información sensible para “brindarle” el nuevo número de cuenta.

  5. Ransomware: Infección de los dispositivos tecnológicos, bloqueando los archivos almacenados y posteriormente exigiendo un rescate a cambio de recuperarlos.

  6. Timo del depósito erróneo: El defraudador le indica a la posible víctima que el depósito no fue procesado y requiere información adicional para finalizar la transacción.

  7. Postales virtuales: Correos con enlaces a páginas web con virus que les permite obtener información confidencial o redireccionar a sitios falsos.


(* )El autor es Ex Juez Penal, Abogado Penalista,

E. Doctorado Académico en Derecho Penal UELD,

Master en Derecho Penal, Especialista en Derecho Penal /

Centro de Estudios de Posgrados /

Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos de América /

Washington D.C./ S.J. Puerto Rico. -

27 vistas