Los grandes retos y desafíos de Costa Rica en el Siglo XXI (Parte II)

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A


Se trata de la segunda parte del artículo publicado la semana pasada en el que planteamos los primeros cuatro grandes retos y desafíos de nuestro país en el Siglo XXI, a saber:


  1. Crear una nueva visión-país

  2. Avanzar una “Democracia de Alta Intensidad”

  3. Celebrar un Gran Pacto con los Jóvenes, y

  4. Construir un estado fuerte, vigoroso, eficiente y competente.


A continuación, veamos los restantes:


Reto No. 5: Creación del Sueño Costarricense


Por la enorme importancia de este tema, lo trataremos en un artículo aparte en los próximos días. Por lo tanto, sólo señalaremos lo siguiente al respecto: Urge forjar e inspirar un nuevo estado de ánimo y una nueva esperanza en los costarricenses, y, para lograrlo, es preciso diseñar, crear y promover un “Camino hacia la Prosperidad” el cual es una ruta de oportunidades al alcance de todos. Y es a dicha ruta o escalera hacia la prosperidad a la hemos llamado: “El Sueño Costarricense”.


Reto No. 6: Construir una sociedad en armonía entre el Sector Empresarial y el Sector Laboral


La única manera de salir adelante como nación y como país en los próximos años es que todos trabajemos juntos. Me refiero a los ciudadanos en todas sus condiciones, sean estos en su carácter de trabajadores, empresarios o gobernantes. Porque en los últimos años se está abriendo una peligrosa grieta o división en nuestra casa común, Costa Rica. Y ante las divisiones domésticas, la sabiduría Divina proclama lo siguiente: “una casa dividida contra sí misma, cae”.


Por lo tanto, las fisuras que se vienen ensanchando, especialmente entre empresarios y trabajadores últimamente en nuestro país, deben ser motivo de preocupación, sobre todo porque entre ellos existe una indisoluble relación de interdependencia.


Por eso, es preciso eliminar a los instigadores o cabezas calientes de ambos bandos, sentar las partes en la mesa, que se vean las caras, y que se pongan de acuerdo para trabajar juntos con el compromiso del uno a dar lo mejor de sí por el otro.


Lo anterior es totalmente posible. Basta recordar los acuerdos que hace algunos años forjaron el Ing. Juan Francisco Montealegre Martín y el señor Timothy Scott Dunkly como representantes de la Cámara de Exportadores de Costa Rica (CADEXCO), y de los trabajadores portuarios de Limón respectivamente. Aquel mutuo reconocimiento, creó, incluso, lazos de amistad entre ellos; generando un período de paz, armonía, confianza y entendimiento entre los empresarios y los trabajadores. Por eso sé que es posible.


No obstante, subrayo para advertir que los mayores obstáculos para lograr acuerdos hoy en Costa Rica son: La arrogancia, y, falta de sabiduría y de sentido común.


Reto No.7: Elevar la Tasa de Fertilidad Nacional (TFN) a un mínimo de 2,5.


Costa Rica al igual que muchos países del mundo, especialmente los desarrollados, tiene una Tasa de Fertilidad Nacional (TFN) muy baja; que en nuestro caso es de 1,78. Porque según los especialistas, la tasa mínima para mantener una población estable y demográficamente “saludable” es de 2,11.


El problema es que, con una tasa por debajo de ese mínimo, será casi imposible para una sociedad, sostener cualquier modelo de desarrollo económico y social. Lo anterior por cuanto, se dará una reducción de la población joven, y esta, pondrá en peligro la sobrevivencia de la sociedad y eventualmente, de la nación. Y porque, además, el modelo demográfico tomará la forma de una pirámide regresiva, por lo que, eventualmente, la población económicamente activa no será suficiente para mantener a la población adulta envejecida la cual será crecientemente más numerosa.


Por eso, para que Costa Rica no “desaparezca” como cultura, sociedad y nación; uno de nuestros principales retos y desafíos es establecer, impulsar y promover una serie de políticas públicas necesarias e indispensables para aumentar la TFN a por lo menos 2.5, para así garantizar nuestra sobrevivencia futura. Y este reto es y deberá ser de la más alta prioridad nacional.


Reto No. 8: Desarrollar la capacidad productiva nacional con base a la inversión interna


A través de los años, hemos impulsado y promovido el desarrollo de nuestro país con base fundamentalmente a la inversión externa o Inversión Externa Directa (IED). Y en ese proceso, hemos descuidado la inversión interna como una fuente fundamental para el desarrollo nacional. Y ese descuido voluntario o involuntario, ha sido uno de nuestros grandes errores históricos.


Aclaramos que no estamos en contra de la inversión externa. Todo lo contrario, lo que queremos subrayar es que podíamos y podemos promover la atracción de inversión externa, sin dejar de impulsar fuertemente lo debe ser nuestro “arroz y frijoles”, que es la inversión interna. Porque es esta, además, la llamada a constituirse en la columna vertebral de la economía de todo país. Y la inversión externa debe ser un excelente complemento de la interna.


Por eso, no existe un solo país que se haya desarrollado teniendo como columna vertebral de su economía, la inversión externa. Ni siquiera la República Popular China que es uno de los países que más Inversión Extranjera Directa ha atraído en los últimos treinta años.


Una prueba irrefutable de la preeminencia que le damos a la inversión externa sobre la interna es el calvario por el que debemos pasar los emprendedores costarricenses para realizar cualquier inversión en nuestro país, por pequeña que sea.


Por eso nuestro reto y desafío es crear las condiciones para impulsar, incentivar y promover una robusta inversión y producción interna en los próximos años.


Reto No. 9: Mejorar sustancialmente la calidad de la educación costarricense


No hay discusión sobre el papel estratégico que juega la educación para el desarrollo nacional. Y que la eficacia de su aporte es aún mayor entre más alto su estándar de calidad. Sin embargo, a pesar de que en Costa Rica se invierte casi el 8% del PIB en educación, su calidad está muy lejos de responder al enorme sacrificio del pueblo costarricense para asegurar su financiamiento.


Según los últimos informes del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes o informe PISA (por sus siglas en inglés) que mide el rendimiento académico de los alumnos en matemáticas, ciencia y lectura; el desempeño de nuestro país no ha sido satisfactorio.


Por eso, uno de nuestros principales retos y desafíos en los próximos años, es realizar una profunda transformación de nuestro sistema educativo a todo nivel, a fin de elevar la calidad de nuestra educación y de asegurar que responda a las necesidades reales de nuestro país.

Reto No. 10: Convertir a Costa Rica en un país desarrollado en el Siglo XXI


Por años hemos soñado con convertir a Costa Rica en el primer país desarrollado de la América Latina. Y este sueño es legítimo, sin embargo, no es realista si revisamos la situación del país y las condiciones necesarias para que pueda dar ese salto cualitativo y cuantitativo para entrar en el club exclusivo de países desarrollados.


Ahora bien, no hay duda de que Costa Rica reúne una serie de características y condiciones muy favorables y necesarios para convertirse en un país desarrollado. Sin embargo, asimismo, tiene una serie de valladares u obstáculos que le impiden dar el paso.


Por eso, se necesita una revisión exhaustiva de la situación actual del país, a fin de potenciar nuestras fortalezas, y eliminar nuestras debilidades y obstáculos, para así abrir el camino para que podamos dar el esperado salto para convertirse en un país desarrollado en el presente Siglo XXI.