Los Líderes Políticos, sus amigos y los mejores

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A.


En los últimos años se ha vuelto una práctica común entre nuestros gobernantes, el gobernar con sus amigos. Esta ha sido una costumbre malsana y constituye uno de los peores errores políticos que estos suelen cometer porque va en contra de los intereses de los ciudadanos quienes eligen a sus gobernantes no para que gobiernen con sus amigos, sino para que gobiernen con los mejores.


Lo anterior por cuanto en los últimos años, por un lado, los líderes políticos vienen haciendo una pésima lectura del mandato que reciben de la voluntad popular, y, por otro lado, porque pareciera que estos no tienen plena conciencia de la magnitud de su responsabilidad al recibir dicho mandato.


La proclividad de algunos “amigos” hacia la deslealtad


Entiendo que ese subtítulo alarma y tiende a levantar las cejas de muchos. Sin embargo, estoy convencido de que, no hay gente más proclive a mentir, engañar y hasta a traicionar, que una persona que acepta una posición de mando, y muy especialmente una posición política para la cual no está preparada. Y eso incluye a los hermanos, parientes, y especialmente, a los supuestos amigos.


Y digo supuestos amigos, porque si fueran amigos de verdad, desde que reciben la oferta, por lealtad le darían las gracias al amigo, e inmediatamente le harían saber que lo declinan porque no reúnen las condiciones para honrar la amistad entre ellos, ocupando dicho cargo.

Porque, por el contrario, si aceptan el cargo, para el cual saben claramente que no están preparados para desempeñarlo, están escondiendo al amigo dicha realidad y consecuentemente, ese primer acto marcará el inicio de lo que será una serie de escamoteos, mentiras, deslealtades y hasta traiciones sin es necesario, con tal de mantenerse en dicho cargo. Y demás está decir de su mal desempeño que comprometerá el éxito del gobierno en dicho campo.


La lealtad de los capaces y la deslealtad de los incapaces


Si un líder o gobernante en realidad anda en busca de gente leal, el mejor lugar para buscar y encontrar lealtad es entre los hombres y mujeres más capaces; o sea, entre la gente capaz. Que de por si, como se dijo antes, los ciudadanos eligen a sus gobernantes asumiendo que estos formarán un equipo de gobierno cuyo principal objetivo es lograr los mejores resultados en el menor plazo posible. Porque en general, la gente capaz no necesita mentir ni disponen del tiempo ni el talento que se requiere para inventar excusas, culpar a otros ni mucho menos para estar tramando engaños y justificaciones del ¿por qué? no están cumpliendo su labor. En otras palabras, si un líder quiere lealtad, es más probable que la encuentre entre la gente capaz que entre los incapaces, aunque estos sean sus amigos.


La capacidad debe ser el principal criterio para conformar un equipo de gobierno


Por todo lo anterior, y asumiendo que los potenciales colaboradores o contendientes para las distintas posiciones de gobierno comparten la visión y la plataforma u oferta política presentada por el candidato a los electores durante la campaña electoral; el primer criterio que por mucho debe prevalecer a la hora de conformar un equipo de gobierno, debe ser el de la capacidad y no el de la amistad.


Ahora bien, si la persona además de ser capaz y apta para el cargo, por esas cosas de la vida resulta ser un verdadero amigo del líder; entonces, ese elemento adicional será como el “lustre sobre el queque o la cereza sobre el pastel”; en cuyo caso, se trata de un líder dichoso porque tiene lo mejor de los dos mundos.


Con gente capaz el líder mata varios pájaros con un solo disparo


Cuando un líder conforma su equipo de gobierno con gente capaz, este logra matar múltiples pájaros disparando un único tiro. Veamos:


  1. Tendrá la lealtad necesaria e indispensable al armar un equipo capaz y confiable.

  2. Habrá conformado un equipo competente para sacar adelante la tarea de gobernar que es y siempre será el propósito o fin último de su administración.

  3. Tendrá en ese equipo una fuente permanente de grandes consejeros, un gran apoyo con ideas, propuestas y soluciones tanto para enfrentar viejos problemas como para anticiparse a los nuevos.

  4. Su gobierno enfrentará menos problemas de corrupción, porque en general, la gente capaz es menos corrupta. Y la corrupción suele constituir una fuente de distracción que a menudo pone en peligro al mismísimo gobierno.

  5. Cuando los ciudadanos empiezan a ver los resultados concretos de un gobierno formado por un equipo de hombres y mujeres capaces y honestos; aunque lentamente, estos empezarán a restablecer su confianza en el gobierno, la política y en los políticos.


El líder o gobernante puede ser un Superman o una Mujer Maravilla, pero si no cuenta con un equipo de mujeres y hombres capaces de hacer diferencia en todos los frentes, o por lo menos en la mayoría de ellos, con todo y Mujer Maravilla o Superman, no logrará los resultados esperados, y en la mayoría de los casos, irá al fracaso.


Los partidos políticos y su tarea de capacitar


Todo lo anterior explica ¿por qué? vivo clamando para que los partidos políticos asuman con responsabilidad una de sus principales tareas cual es, la capacitación de sus miembros y cuadros dirigentes. Porque sin capacitación, todo esfuerzo político constituye un despropósito y consecuentemente, un engaño a los ciudadanos. Y en este sentido, algunos partidos políticos como el Partido Liberación Nacional, cuenta con un remanente de partidarios que bien escogidos aún pueden responder a ese requisito esencial; remanente que está envejeciendo y, por lo tanto, urge de una verdadera renovación para volver al génesis de dicho partido, que se fundamentó en un centro de estudios.


Concluyo señalando para recordar que nuestro país está pasando por una crisis inédita en su historia. Y esta situación va a requerir de un gobernante no sólo con una clara visión, sino con un extraordinario equipo de hombres y mujeres capaces de encarrilar el tren de la patria, que hoy se encuentra descarrilado. Y una vez encarrilado, va a ser necesario ponerlo a andar muy rápidamente para enrumbarlo nuevamente hacia un destino promisorio, hacia un destino de más y mejores oportunidades para todos los costarricenses. Y eso sólo será posible con un gran líder con una gran visión, y con la habilidad y destreza necesaria para formar y acompañarse de un equipo constituido por los mejores hombres y mujeres con una gran misión o apostolado y dispuestos al sacrificio.



Los artículos y comentarios expresados en las columnas de opinión de esta Revista son responsabilidad exclusiva de sus autores y no reflejan necesariamente la posición de La Pluma CR

242 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Square Stage

Su anuncio Aquí

Consulte nuestros planes de publicidad

Banner en todo nuestro sitio

Contáctanos

Heredia, Costa Rica C.P. 40101

laplumacr@gmail.com  |  WhatsApp: (506) 7271-6944

  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Instagram Icon