“Los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan”, GJNathan

Editorial

Llegó por WhatsApp una imagen sobre el comentario de un extranjero que mostraba con orgullo su cédula de la ciudadanía costarricense. Mencionaba que por primera vez en 20 años podría elegir sin presión alguna, sin el sentimiento de que los resultados estuvieran arreglados, resaltando la dicha que tenemos en nuestro país de votar libremente por la persona o formula que creemos que pueda ser la mejor opción por nuestro cantón. Finalizando con un llamado a participar en los procesos municipales del próximo domingo 2 de febrero.


Al leer la forma sencilla en que esta persona mostraba su felicidad por un hecho con el que contamos todos y cada uno de los costarricenses que estamos empadronados, debería ser más que suficiente para motivarnos y acudir a votar. Somos un país con cientos de miles de inmigrantes que suelen huir de su tierra por las tiranías que violentas sus derechos, amedrantan sus libertades y pisotean sus metas y pese a esos ejemplos que nos rodean valoramos muy poco el sublime derecho y deber de ejercer nuestro voto.


Nos excusamos con palabras y pensamientos negativos, en la mayoría de los casos sin fundamento.


¿Para qué vamos a votar, si siempre es lo mismo? Nadie hace nada. Todos son iguales. Ya nadie arregla esto. Van a robar. Son un montón de corruptos. En fin, son miles las excusas y sin medir la ofensa que es juzgar a una persona por el prejuicio o pensamiento que tengamos metido. Pero lo único cierto es que no sabemos realmente como va a trabajar la formula electa por el cantón, no tenemos el “don” de ver el futuro, lo que tenemos es la obsesión de que será como lo imaginamos, como colectivamente en muchos casos nuestro circulo de amistades, vecinos y hasta el mensaje que leemos en una red social, creen que será.


“El voto es el instrumento más poderoso jamás concebido por el hombre

para derribar la injusticia y destruir las terribles paredes

que encarcelan a hombres por ser diferentes

de otros hombres.” Lyndon Baines Johnson


“Olvidamos” convenientemente la herencia democrática por la que nuestros abuelos lucharon. Por la que dejaron sangre y lágrimas buscando un futuro de paz y libertar para las generaciones de su futuro, que hoy lamentablemente no quieren ver la importancia de su voto.


Es por ellos, por nuestros hijos, por nosotros mismos, que debemos cumplir con orgullo nuestro deber patriótico de ejercer el voto, por nuestra comunidad, por nuestro país, por la democracia.


Solo usted y yo, podremos cambia el futuro de nuestro cantón, solo usted y yo, podremos decir hicimos nuestra parte, votamos por la que creímos la opción correcta, contribuimos con la democracia. Y es ahí donde de nosotros depende informarnos bien, ver todas las opciones y propuestas, olvidarnos de amiguismos y popularidades, pensar en nuestra comunidad y actuar sobre aquella opción que consideramos será la mejor elección.


Tenemos una institución garante de nuestra democracia como lo es el Tribunal Supremo de Elecciones. El TSE, ha puesto a disposición de la ciudadanía la información necesaria de cada aspirante a las Alcaldías, Regidurías, a todos los puestos elegibles para los municipios, informémonos, no hay excusa, un voto informado es un voto inteligente.


Recuerde que: “Los malos gobernantes son elegidos por los buenos ciudadanos que no votan”, George Jean Nathan


¡Vamos a votar este domingo! ¡Acompáñeme en esta fiesta de la democracia!