Los pescadores nunca más caminarán solos

Melvin Núñez Piña

(*) Diputado


Desde que inicié mi gestión como diputado he defendido a los pescadores, porque entiendo lo que han sufrido y quieren. Y es algo simple, quieren que los dejen trabajar en paz. Pero este Gobierno se hace el sordo, no deja que la clase más trabajadora de este país le siga llevando el sustento a sus casas.


Hace algunos días, ese gobierno que camina por las calles con unos, pero se olvida de los pescadores, llegó al colmo de los colmos. Esos humildes costarricenses llegaron a Casa Presidencial, con amabilidad, con respeto, a pedir que se les atendiera, pero les cerraron las puertas. No solo eso, los garrotearon.


Señor Presidente, se está equivocando con el sector, porque ellos son gente que a este país le deja mucho, es un sector productivo, ellos sí trabajan y también pagan impuestos.

¿Qué le costaba destinar media hora, quince minutos, cinco minutos para recibirlos? ¿Por qué no dio la cara? ¿Por qué no salió a atenderlos? Ellos se lo pidieron amablemente.


No podemos callar ante tal atropello, porque si llegaran otros no solamente los atiende, sino que marcha con ellos. Pero a nuestros pescadores los están dejando tirados, les están dando la espalda y eso no lo podemos permitir.


Ante ese silencio de Casa Presidencial, hoy quiero decirles a los pescadores: “Nunca más caminarán solos”. El sector no está solo, vamos a pararnos firmes para que los escuchen y encontrar soluciones a la grave problemática que los tiene hundidos en la más absoluta pobreza.


La Presidencia de la República debería pedirles perdón públicamente por los atropellos, las burlas, la indecisión y la mentira. Cuando un mandatario falla, tiene que reconocer sus faltas y saber pedir perdón.


Hasta el día de hoy ellos lo único que han pedido es que los dejen trabajar, que los dejen trabajar, que los dejen trabajar, como el Presidente dijo en un discurso. Es sencillo, ellos quieren alimentar a su familia, tienen hambre y no son atendidos correctamente.


No puede ser posible que hoy digan una cosa y mañana hagan otra con nuestra gente, con esa gente que necesita respaldo, que quiere les permitan salir a exponer su vida en un barco para traerle de comer a sus familias, a las puntarenenses, guanacastecas, y a las de Limón.


La Asamblea Legislativa también ha sido cómplice del engaño porque han puesto una y otra traba para impedir que proyectos avancen. Es muy cómodo, obstruir el trabajo de estas humildes personas desde una curul o desde una oficina en San José, mientras nuestra gente se topa cara a cara con la más cruda realidad, vestida de hambre, de dolor, de desesperación.


Este ha sido un gobierno nefasto no solo para los pescadores, sino que por el contrario a lo que el presidente Alvarado manifestó hace unos días en una marcha, hoy los agricultores sí caminan solos, las peladoras de camarón sí caminan solas, los habitantes sin hogar de los asentamientos humanos (como las de finca Cobasur) sí caminan solas, para estos ciudadanos no hay un presidente que camine a su lado.


No dejaré de alzar la voz por los que menos tienen. Defenderemos a esos pescadores que mediante cargas impositivas, impedimentos legales e inacción del Gobierno hoy sufren, pero “nunca más caminarán solos”.


(*)Fracción Restauración Nacional

10 vistas