Nadie nos lastima por Amor

Carolina Delgado Ramírez

Ex Diputada


Siempre el final de año nos llama a la reflexión, hacemos un recuento de lo bueno y lo malo, los nuevos aires nos inspiran a buscar mejores momentos y condiciones.


Por eso quiero iniciar este nuevo año 2020, hablando de lo que vivimos las mujeres en relación a la VIOLENCIA que sufrimos, obviamente la que está tipificada (que una ley establece como delito), ya que existen otros tipos de violencia que sufrimos que son denunciables, pero no sancionables.


Especialmente ante las próximas elecciones de autoridades municipales, debemos analizar que esperamos de los gobiernos locales y si tienen o no propuestas para prevenir la violencia contra las mujeres, incluyendo acompañamiento cuando se presenten estos casos, desde ayuda legal hasta la psicológica.


Del total nacional de Aprehensiones para 2019, según el Ministerio de Seguridad, en relación a la Violencia contra las mujeres (Ley para la Penalización de la Violencia contra las Mujeres y la Ley de Violencia Doméstica), el 15.99% fueron por Violencia contra las Mujeres, es decir, se realizaron 17.858 aprehensiones en todo este año.


Lo más interesante de todo, es que las provincias donde menor cantidad de aprehensiones se realizan, tienen una proporción mayor del total provincial, como el caso de Guanacaste (21.41%), Cartago (18.46%) y Heredia (18.14%), superando la media nacional, siendo que en las tres provincias prácticamente la quinta parte de aprehensiones son en relación a este tipo de Violencia, la mayoría de los casos tienen que ver con agresión y violencia física y sicológica e incumplimiento de medidas de protección.


El último dato que me gustaría señalar, en el 2019 se dieron aprehensiones por 14 femicidios en el país, pero por tentativa de femicidio esa cifra es 12 veces mayor.


Amigas y amigos esto que sucede en el país con nosotras las mujeres, no es poco ni insignificante.


Y como tenemos el DERECHO de vivir una vida libre de Violencia, no solo las autoridades nacionales, las locales, las organizaciones sociales y políticas, entre otras, pero especialmente nosotras debemos velar por no permitir la violencia no solo en contra de nosotras sino de las mujeres que nos rodean y conocemos.


Mi deseo para este 2020, sería que estas cifras disminuyan o aumenten significativamente, ya sea que menos mujeres sufran de violencia y que no tengamos femicidios en nuestro país, o que todas aquellas que hoy son afectadas por este tipo de delito, lo entiendan y denuncien a los agresores.


Nosotras debemos entender que nadie nos lastima por amor, que no somos propiedad de nadie y que nuestros derechos son irrenunciables, NO SOMOS invisibles, levantemos la VOZ y hagamos que nos respeten.