Rescate Nacional desnuda a los partidos políticos

Ing. Clinton Cruickshank S., M.B.A.


Contrario a lo que gran parte de la casta política, especialmente del gobierno piensa sobre el movimiento Rescate Nacional, mi criterio es que es un grupo de ciudadanos costarricenses que ya venían hastiados desde tiempo atrás con la situación del país y que, con la crisis de la pandemia su hastío rebasó el límite. Achacar los bloqueos a infiltrados narcotraficantes y otros grupos, e incluso del gobierno, no sólo es una gran ligereza sino, una imperdonable pifia de la lectura de la situación política actual del país y sus consecuencias.


Por otro lado, un detalle interesante es que no es una coincidencia que las manifestaciones más fuertes y virulentas se dieron en la otra Costa Rica, o sea, en la Costa Rica de afuera, la periférica; porque es la que viene sufriendo por años una exclusión sistemática de parte de muchos gobiernos pero que hoy su situación se ha visto agravada por los embates de la presente crisis.


Rescate Nacional es un movimiento ciudadano al cual más vale que todos le pongamos mucha atención. Porque contrario a la ligereza con que muchos lo tratan y descalifican, representa el enojo y la enorme frustración de un pueblo que ya no aguanta más. Se trata de costarricenses comunes y corrientes que se encuentran acorralados y sin saber qué hacer para dar de comer a sus hijos. Esta vez no se trata de grupos gremiales protestando por pluses o incrementos salariales. Por eso repito, hay que ponerle mucha atención.


Por otro lado, se ha querido satanizar a Célimo Guido y a José Miguel Corrales por la crisis de los bloqueos. Sin embargo, ellos más bien fueron los que tomaron las riendas de ese movimiento espontáneo que surgió como se dijo antes, producto de la creciente frustración, desencanto y desesperanza popular. Y gracias a Dios que ellos sirvieron como los conductores de esas protestas, porque bien podría haber sido un movimiento espontáneo sin mayor liderazgo, lo cual sería sumamente peligroso por incontrolable. Cuando los movimientos populares tienen cabezas visibles que son sus interlocutores, siempre habrá esperanza de dialogar, concertar y lograr acuerdos.


¿Será que los partidos políticos se han vuelto irrelevantes?


Desde siempre los ciudadanos delegaron en los partidos políticos la misión de gobernarlos. Sin embargo, hoy estos no están preparados para asumir adecuadamente ese mandato. Y menos en estos tiempos en que la sociedad se ha vuelto crecientemente compleja.


Desgraciadamente los partidos políticos abandonaron una de sus principales responsabilidades a saber: La formación y capacitación de sus cuadros dirigentes. Y consecuentemente se han vuelto muy irresponsables frente a la exclusividad de la delegación que hizo la ciudadanía en ellos para su gobernanza.


Por otro lado, hoy los ciudadanos están cada día más formados e informados por lo que ya no aceptan ser gobernados por gente que no sólo no está preparada para gobernar, sino que, pretende gobernar para el pueblo sin el pueblo.


Mi consejo al grupo Rescate Nacional


Permítanme exponerme dándoles el siguiente consejo: Como grupo u organización, no cometan el error de tratar de convertirse en partido político ni de meter el grupo en política partidista; porque ese error ha sido la causa de la pérdida de credibilidad y de la desaparición de otros grupos similares en el pasado.


Ante la inoperancia de los partidos políticos, Rescate Nacional debe mantenerse como una instancia permanente cuya misión es reivindicar al pueblo costarricense de la injusticia, y de los abusos y excesos a los que frecuentemente son sometidos los ciudadanos. En estos tiempos, el papel de vigilante y reivindicador social es sumamente importante para defender a los ciudadanos de los excesos de la clase política.


Urge avanzar hacia una Democracia de Alta Intensidad


La actual democracia representativa ya no llena las aspiraciones de los ciudadanos, por lo tanto, urge avanzar hacia una democracia mucho más participativa, o sea, hacia lo que he venido llamando una “Democracia de Alta Intensidad”. O sea, hacia una democracia ciudadana, una que incorpore al ciudadano en la toma de decisiones.


Los partidos políticos abandonaron su responsabilidad


Es tarea de los partidos políticos estar vigilantes para idear, proponer e implementar los cambios necesarios en el sistema político en el momento en que se requieren para mejorar la relación o el contrato entre los ciudadanos y sus gobernantes. O sea, hoy en que es imprescindible avanzar hacia una Democracia de Alta Intensidad a fin de incorporar a los ciudadanos en el proceso de toma de decisiones, especialmente con respecto los asuntos que los afecta; es labor de los partidos políticos tomar acción para que ese cambio se dé. Sin embargo, por estar presos en el puro electoralismo, y, además, porque abdicaron de su responsabilidad de estudiar y de prepararse para enfrentar los retos y desafíos de la creciente complejidad de la sociedad actual; estos no tienen la capacidad de llenar la necesidad de un nuevo sistema de organización de la democracia que se requiere en estos tiempos y que piden a gritos los ciudadanos.


Concluyo señalando la urgente necesidad de que los partidos políticos retomen su tarea, quizás la más importante de todas que es volver a formar y a capacitar a sus cuadros dirigentes para que estos puedan enfrentar los grandes retos y desafíos del país en estos tiempos.


Ahora bien, la existencia misma del grupo de Rescate Nacional es un indicio claro de que los partidos políticos en los cuales los ciudadanos delegaron la responsabilidad de su gobernanza, están desatendiendo esa sagrada misión. Y eso es sumamente grave para nuestra democracia.