Sin miedo, por la Alajuela que queremos

Licda. Ana Patricia Guillén Campos (*)

Candidata a Alcaldesa por el Cantón Central de Alajuela.

Despertar Alajuelense


Muy niña, vivíamos en el callejón de “La Puñalada”, en El Llano de Alajuela, en la misma casita donde hoy vive “Macho Gas”.


Sentadas en el estañón que nos servía de grada, mi hermana Audrey y yo, disfrutábamos de un sabroso “melcochón” con mantequilla que nos había preparado mi mamá. Sorpresivamente apareció un hombre alto y corpulento, de tez quemada y mirada amenazante, ceño fruncido y un gran saco en su espalda. Nos asustamos. Era “el hombre del saco”. Atónitas por aquella aparición se nos atascó el pan en nuestras pequeñas gargantas, casi nos ahogamos. Con mi baja estatura tomé fuerza no sé de dónde y protegí a mi hermanita con mis brazos extendidos y le pregunté a aquél malvado personaje: “¿Usted es el viejillo del saco?”. Aún recuerdo su aterradora mirada y su ronca voz cuando respondió: “Soy viejillo y soy el del saco, si se portan bien, no me las voy a llevar. Si se portan mal, vengo por ustedes dos.” Se alejó lentamente con su costal en la espalda. Nosotras no pestañeamos siguiendo con nuestra mirada la partida del “viejillo del saco”. Detuvimos la respiración hasta que desapareció.


Hoy a 4 días de la Elección Municipal, con propósito la elección de nuestras autoridades municipales en Alajuela, cantón Central, tuve un “déjà vu” con la historia que les acabo de contar. Durante mucho tiempo de mi vida política y trabajo comunal, el “viejillo del saco” no me dejó en paz.


El machismo, el oportunismo, el egoísmo y varios “ismos” más no me permitieron tener una participación legítima en la toma de decisiones para mejorar nuestro hermoso Cantón. Esas mismas personas que no lo permitían, pretenden seguir en lo mismo y entre los mismos.


Con el paso de los años descubrí que el miedo necesita un cómplice: la víctima y, esa era yo. También descubrí que no nací para vivir arrodillada. Nací con fuego en mi corazón y mi destino es combatir. Mi cuerpo y mi mente están preparados para fundir el hierro de los malos recuerdos y trabajar por la Alajuela que cada alajuelense quiere, la Alajuela que queremos.


Ya les perdí el miedo, ya pasé por donde asustaban. Las personas como yo, sencillas y de buen corazón, hemos sido discriminadas y denigradas a tal punto que nos han querido mutilar políticamente. Eso ya acabó. Ahora cada alajuelense y yo tenemos una nueva trinchera, Despertar Alajuelense, las mujeres, la juventud, adultos mayores y toda la ciudadanía ya tienen


Amo mi cantón Alajuela más de lo que se imaginan y le daría mi vida sonriendo.


Despertar Alajuelense es el único partido cantonal que disputará este domingo la alcaldía, las regidurías y las 14 sindicaturas de los 14 distritos de Alajuela. Aquí hay ideas, trabajo, vidas enteras entregadas a nuestra comunidad. Aquí reina el amor de Dios y la esperanza de hacer lo mejor por la Alajuela que queremos.


Queremos una Alajuela con gestiones municipales eficientes, con un trato digno a la ciudadanía, que sea una ciudad sostenible e inclusiva. Queremos la Alajuela que cada alajuelense merece y quiere.


(*) Abogada

Bufete Guillén y Asociados