Supuesta telaraña de “corrupción” invade al INFOCOOP

Actualizado: jul 18

REPORTAJE ESPECIAL


  • Funcionarios denuncian maraña de irregularidades internas


En esta segunda entrega ahondaremos en la telaraña de situaciones e intereses que se mueven dentro del INFOCOOP, según denuncian varios funcionarios de la institución, que por temor a represalias han pedido se mantenga en el anonimato sus nombres, aportando a la denuncia una profunda relación de hechos constatables en distintas informaciones públicas y expuestas en algunos medios de comunicación, sin que hasta ahora se hayan relacionado en una sola maraña de supuesta corrupción y manipulación.


La crisis que vive el INFOCOOP debido al actuar del Director Ejecutivo interino Gustavo Fernández Quesada con respecto a una investigación que se realizó en su contra, y que todo parece indicar, ha recibido un respaldo incondicional del Viceministro de Trabajo de la Economía Social Solidaria, Luis Diego Aguilar Monge, para evitar que sea suspendido y con ello asegurar la integridad de las pruebas que hay en su contra.


Recordemos que Gustavo Fernández Quesada, decidió en aparente forma irregular despedir a Geovani Bonilla Goldoni, 2 días después de conocerse el informe de la Asesoría Jurídica y la Auditoría Interna, en que se recomendaba suspenderlo (sesión de la Junta Directiva del 28 de abril).


Vea nota [ Despido, suspensión y agenda oculta del PAC en la crisis del INFOCOOP] 

Bonilla Goldoni estaba trabajando en un análisis jurídico para determinar si la suspensión de Gustavo Fernández Quesada requería de 4 o 5 votos de los directivos, por solicitud del viceministro de trabajo.


La Ley de Cooperativas establece la necesidad de contar con una mayoría calificada (o sea 5 votos) para nombrar o remover del puesto de Director o Subdirector Ejecutivo, pero nunca menciona en caso de suspensión, a lo cual, valiéndose más de una estrategia para dilatar el proceso, que una duda razonable, el viceministro de trabajo Luis Diego Aguilar Monge, solicitó formalmente una investigación y que el tema quedara agendado para la siguiente sesión. Ahora bien, lo que no se esperaba es que en el plazo otorgado por la Junta Directiva al señor Bonilla Goldoni para dejar por escrito el análisis técnico solicitado, el Director Ejecutivo interino tomará la determinación de despedir a Bonilla Goldoni sin indicarle específicamente las razones del despido.


Si ya es totalmente cuestionable el actuar de Gustavo Fernández, aún más extraño es el respaldo recibido por el Viceministro de Trabajo Luis Diego Aguilar Monge como líder del grupo de directores que representa al gobierno en la Junta Directiva. Llama la atención que en vez de investigar las circunstancias del despido de Bonilla Goldoni, más bien se justifique en el actuar y de forma dilatoria como también conflictiva, esto mantiene en el puesto a Gustavo Fernández Quesada. Esto a pesar de que, actos de esta naturaleza van en contra del principio de probidad y de la ética en la función pública.


Todo este conjunto de aparentes irregularidades expuestas por los funcionarios del INFOCOOP genera varias interrogantes del caso ¿Quién es exactamente Luis Diego Aguilar Monge?, ¿Cuál es el vínculo con Gustavo Fernández Quesada (además del INFOCOOP)? y sobre todo ¿quién o qué lo motiva a defenderlo?


Para ello, debemos conocer primero ¿quién es Gustavo Fernández Quesada? y ¿cómo llega al puesto que ocupa actualmente?


Comencemos por indicar que el señor Director Ejecutivo interino, que está siendo investigado por segunda vez, se graduó como filosofo en la Universidad Nacional en 1998, esto le permitió como parece ser usual, pasar directamente a la Licenciatura de Comunicación Colectiva en la Universidad de Costa Rica en el año 2003, y finalmente logra su Maestría en Comunicación en el 2015.


En el plano político, Gustavo Fernández Quesada ha sido simpatizante del Partido Humanista y del Partido Frente Amplio; y debido a la conjetura de su nombramiento, también se vio vinculado en el 2013 con el Partido Acción Ciudadana, gracias a uno de los entonces líderes del cooperativismo y ahora exdiputado del PAC, Víctor Morales Zapata, el cual ha sido altamente cuestionado por el escándalo del Cementazo.


En el plano laboral, Fernández ha trabajado en Casa Presidencial como periodista, posteriormente ingresa en el 2003 al INFOCOOP como Ejecutivo en Comunicación e Imagen. En el 2013 y siendo el último presidente que tuvo el sindicato de la institución, fue trasladado a la Universidad de Costa Rica como periodista de la Rectoría. En el 2014 se reintegra al INFOCOOP, pero como Gerente de Comunicación e Imagen, y a partir del 2017 es nombrado Subdirector Ejecutivo del INFOCOOP, sin embargo, debido a la renuncia repentina de Marco Vinicio Ruiz Chacón a tan solo días de haber sido nombrado, el señor Gustavo Fernández asume como Director Ejecutivo interino hasta la fecha.


Su trayectoria en el INFOCOOP no ha estado exenta de polémicas; funcionarios de la institución nos comentaron como el señor Gustavo Fernández en el 2014, trató de realizar una campaña de desprestigio de la Junta Directiva de aquel entonces y así traerse abajo al entonces Director Ejecutivo Martín Robles Robles; sin embargo el especialista en comunicador social cometió un error, y envió todas sus ideas y el plan que pretendía ejecutar por correo electrónico institucional, el cual no solamente iba dirigido a sus compañeros del sindicato, también a los correos de todos los funcionarios, incluido Martín Robles Robles, este supuesto email generó que Gustavo Fernández fuera trasladado posteriormente a la Universidad de Costa Rica en calidad de préstamo.


Ahora bien, en la etapa de la Junta Interventora, una vez conocida la renuncia de Marco Vinicio Ruiz Chacón, los miembros interventores tomaron el acuerdo de abrir un concurso para nombrar un nuevo Director Ejecutivo, lo cual, en tres años, y después de dos juntas interventoras, no fue posible.


Cabe señalar que Marco Vinicio Ruiz Chacón estaba de tercer lugar en la terna, con una nota de 94.20, mientras que Ronald Fonseca Vargas había obtenido un total de 99.14; y pese a que tanto en el gobierno de Luis Guillermo Solís, como el actual de Carlos Alvarado, han profesado que los nombramientos deben ser técnicos y no políticos, sin embargo en este caso el entonces Ministro de Agricultura Luis Felipe Arauz, en entrevista al periódico la Nación, la decisión se tomó porque “Marco Vinicio Ruiz es afín a la visión de Casa Presidencial”.


Volviendo a la trayectoria de Fernández Quesada como Director Ejecutivo Interino, debemos recordar que no solamente está siendo investigado por el incumplimiento contractual en una contratación para la creación de un sistema de gestión del Deterioro de Cartera, por un error en los estados financieros del 2018 y por valerse de un error para justificar la continuación de la Intervención, además de inducir a error a los medios de comunicación, a la Casa Presidencial, a los Diputados, y hasta la Fiscalía. En noviembre del 2019, la Junta Interventora (en la que formó parte también Luis Diego Aguilar Monge) tomó el acuerdo de abrirle una investigación por nombramientos irregulares al señor Gustavo Fernández.


El viceministro de trabajo Luis Diego Aguilar Monge en una entrevista a CRHOY indicó que esta decisión la tomaron debido a una investigación realizada por el auditor interno Guillermo Calderón Torres; “La auditoría interna presentó a la Junta Interventora, el 07 de noviembre, una investigación preliminar sobre presuntas irregularidades en el nombramiento de distintas gerencias y nombramientos interinos. Al respecto, la junta ha decidido que sea mi persona quien tenga a cargo la conducción del proceso para dilucidar la verdad real de los hechos. Desde el Ministerio de Trabajo seremos garantes del debido proceso. La Junta no conocía de los cuestionamientos a los nombramientos planteados en la investigación de la Auditoría”


La fortuna parece sonreírle a Gustavo Fernández con el nombramiento de Luis Diego Aguilar Monge como el órgano director de la investigación sobre las irregularidades de los concursos. Más aún con la promesa dada por el viceministro de trabajo Luis Diego Aguilar Monge de ser “un garante del debido proceso”, ya que la Ley General de Administración Pública en su artículo 261 establece lo siguiente:


Artículo 261.-
1. El procedimiento administrativo deberá concluirse, por acto final, dentro de los dos meses posteriores a su iniciación o, en su caso, posteriores a la presentación de la demanda o petición del administrado, salvo disposición en contrario de esta Ley. (…)

Si el procedimiento administrativo fue abierto el 07 de noviembre del 2019, para el 07 de enero del 2020 debería haberse dado una resolución final, lo cual no ha sucedido; y es que los efectos de no cumplirse con estos plazos es la aplicación del Silencio Negativo de la Administración, es decir, la caducidad y archivo de la causa disciplinaria; en otras palabras, que la investigación de Gustavo Fernández debe ser archivada de inmediato.


Esto nos genera varias dudas e interrogantes ¿En qué estado está la investigación?, ¿si hubo atrasos, fueron justificados como procedentes para un caso fortuito o fuerza mayor, que amerite un atraso?, ¿ya hubo audiencia privada?, ¿cuenta ya con una resolución en tiempo y forma?


La duda crece ya que si después de seis meses el procedimiento sigue abierto, sin mediar ninguna justificación técnica para el atraso, lo único evidente es que el actuar del viceministro de trabajo no fue garante sino detractor del debido proceso, actuar que estaría evitando el conocer la verdad real de los hechos, y más aún, es totalmente cuestionable que tanto en el mes de noviembre del 2019 como en días recientes, el señor viceministro no apoyara una suspensión, pese a los escándalos de corrupción.


En aquel entonces, la auditoría interna denunció que desde el 2017, Gustavo Fernández habría nombrado personas allegadas a su grupo Intervencionista en puestos claves de la Institución, y en algunos casos sin mediar concursos de por medio como lo serían las gerencias de Financiamiento (3 gerentes), Administrativo Financiero (2 gerentes), Desarrollo Estratégico (2 gerentes), Supervisión Cooperativa (2 gerentes), Fomento Cooperativo (2 gerentes), Asistencia Técnica (3 gerentes) y la Asesoría Jurídica (4 gerentes); debemos tomar en cuenta que en más de una ocasión dichos nombramientos se realizaron rotación de personal, retiros, renuncias y hasta despidos involucrados; solo Desarrollo Humano y Tecnologías de la Información se mantuvieron estables (en el caso de esta última, sobrevivió pese a que era uno de los puestos que se iban a suprimir en la modernización que se realizó, de conformidad con lo establecido por MIDEPLAN).


En total, en la administración de Gustavo Fernández Quesada, ha habido 23 gerentes para tan solo 11 áreas en un periodo de 3 años y 5 meses. Cabe mencionar que a la fecha hay tres áreas que aún continúan con concursos pendientes, Asistencia Técnica, Asesoría Jurídica y Supervisión Cooperativa, lo cual podría generar que fuesen hasta 26 gerentes.


Ahora bien, volviendo a las preguntas iniciales, ¿Quién es exactamente Luis Diego Aguilar Monge?, ¿Cuál es el vínculo con Gustavo Fernández Quesada (además del INFOCOOP)? y sobre todo ¿quién o qué lo motiva a defenderlo?, debemos recordar lo que en un artículo anterior hicimos mención.


En el plano académico, Aguilar es profesional en Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), egresado de la Maestría en Gerencia de Proyectos para el Desarrollo del Instituto Centroamericano para la Administración Pública (ICAP).


En el plano laboral, Luis Diego Aguilar Monge fue asesor de la Primera Dama de la República, Mercedes Peñas Domingo y Director de despacho del viceministerio de Paz, además con tan solo 28 años de edad había ocupado la Dirección de Economía Social Solidaria de dicho ministerio, y finalmente fue nombrado Viceministro de Trabajo de la Economía Social Solidaria.


En el plano político, el señor viceministro es un militante activo de la Juventud del Partido Acción Ciudadana, y como lo mencionamos anteriormente, según información del Departamento de Financiamiento del Partidos Políticos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), el señor Luis Aguilar Monge ha donado un monto muy cuantioso a su partido político. En investigación realizada por el Diario Extra, el viceministro realizó 5 desembolsos entre el 21 de junio del 2017 y el 27 de junio del 2018, siendo su mayor aporte realizado el 07 de julio del 2017, cuando donó ¢4.500.000, para la campaña electoral del PAC 2018-2022.


Ahora bien, para responder las preguntas de ¿Cuál es el vínculo de Luis Diego Aguilar Monge con Gustavo Fernández Quesada (además del INFOCOOP)? y sobre todo ¿quién o qué lo motiva a defenderlo?, debemos rememorar cómo nace la Intervención misma del INFOCOOP.


El Periódico la Nación el 28 de abril del 2016 publicó la denuncia que hacía el movimiento cooperativo con respecto a las intenciones del ahora exdiputado Víctor Morales Zapata, gran allegado y amigo íntimo del entonces Presidente de la República, Luis Guillermo Solís. Si seguimos la línea temporal, notaremos que Luis Diego Aguilar Monge además de ser un militante activo del mismo partido que Víctor Morales Zapata, también trabajaba en esa época como asesor de la Primera Dama de la República.


En otra nota del Periódico la Nación, pero esta vez del 30 de junio del 2017 (año en que se dio la Intervención del INFOCOOP), el movimiento cooperativo denunció que el entonces diputado del PAC, Víctor Morales Zapata, había estado utilizando sus influencias con Casa Presidencial para manipular las elecciones internas del movimiento cooperativo; para ello, el INFOCOOP era pieza fundamental, ya que es el ente encargado de generar el padrón electoral de las cooperativas que pueden ejercer su voto. Curiosamente en febrero de ese mismo año, el señor Gustavo Fernández Quesada había asumido la Dirección Ejecutiva del INFOCOOP, es decir, el puesto clave, para monitorear el proceso de elaboración del padrón electoral. También es importante recordar que tanto en el proceso de elección del 2017 como en el pasado 2019, el movimiento cooperativo denunció en varias ocasiones, anomalías en el proceso, como también cambios de último momento que afectaba la integración del padrón; en ambas elecciones el denominador común fue el tener a Gustavo Fernández Quesada como Director Ejecutivo del INFOCOOP.


Otro aspecto a tomar en cuenta es que Víctor Morales Zapata fue el diputado del PAC que promovió la economía social solidaria; no solo impulsó la creación de una Ley Marco de Economía Social Solidaria, también encabezó la Comisión de Economía Social Solidaria. Tema en común con el viceministro de trabajo, Luis Diego Aguilar Monge, ya que justamente su especialidad es en esa área.


Si bien es cierto, y como nos reafirman los funcionarios del INFOCOOP, la estructura planteada por Víctor Morales Zapata en cuanto a la concepción que debía seguirse en materia de Economía Social Solidaria se perdió debido a que el Banco Popular se retiró de la iniciativa, y con ello Carlos Alvarado Quesada dio instrucción de replantear el proyecto (ver nota) , no significa que Víctor Morales Zapata perdiera vínculo con figuras del cooperativismo, y del propio INFOCOOP, como lo son Gustavo Fernández Quesada y Luis Diego Aguilar Monge.


En un artículo del 28 de enero del 2019 de CRHOY, cuando se dio a conocer que el Proyecto de Morales Zapata había sido archivado, el viceministro de trabajo Luis Diego Aguilar Monge dio declaraciones en las que indicó la necesidad de replantear el proyecto de Morales Zapata ya que “apenas plantea parcialmente algunas de las preocupaciones de las instituciones que componen el sector de la economía social solidaria, entre las más grandes el cooperativismo (..)”; además de ello, continuó declarando que Morales Zapata no se había visto en el gobierno actual, y minimizó los conflictos y escándalos que ha vivido el grupo Zapatista en el INFOCOOP con el movimiento cooperativo, como si fuese tan solo el “hacerse una mala cara”. Esa des marcación de Morales Zapata con el gobierno, fue casi forzada debido a los escándalos del Cementazo como también, los que vendrían en el cooperativismo; y es que el mismo medio, poco tiempo después de esas declaraciones, denunció que Víctor Morales Zapata había ofreció dádivas a ciertos funcionarios del INFOCOOP, entre los cuales figuraron dos personas que en la administración de Gustavo Fernández fueron nombrados como Gerentes de Financiamiento y de Desarrollo Estratégico, puestos claves para el otorgamiento de créditos como también para determinar el rumbo y las finanzas del INFOCOOP.


Todo lo anterior indican los funcionarios, demuestra que si bien Morales Zapata no figura en Casa Presidencial de forma pública; su grupo cooperativo sí que está presente y muy unido además, en puestos claves del INFOCOOP, comenzando por Gustavo Fernández Quesada como Director Ejecutivo interino, pasando por varios de los Gerentes nombrados por el propio Gustavo en procesos que la Auditoría Interna cuestiona, y por lo visto, ahora defendido a ultranza por el viceministro de trabajo Luis Diego Aguilar Monge (quien además le ha tocado investigar los nombramientos y a la fecha no se ha dado a conocer lo que resolvió, esperemos que tenga una justificación de peso para ello y evitar que se archive el proceso por caducidad)


Finalmente, resta solo esperar a este martes, si la Junta Directiva del INFOCOOP votará sobre la investigación y posibles sanciones y cómo votarán los representantes del gobierno.